Líderes de bajo Cauca exigen el derecho a la vida

Colectivos humanitarios, ONGs y comunidades indígenas, recorren Valdivia, Tarazá, Cáceres y Caucasia.

 

La Caravana Humanitaria por la Paz en el Bajo Cauca tiene como propósito fundamental exigir el derecho a la vida y que los grupos armados ilegales les permitan vivir en paz, trabajar la tierra y respetar sus costumbres ancestrales.

El recorrido inició en Medellín, este lunes, 26 de agosto, transitó por el corregimiento Puerto Valdivia, y concluirá la jornada en La Caucana, corregimiento del municipio de Tarazá, uno de lo más azotado por la violencia en los últimos días.

Aunque es bien sabido que la violencia recorre los territorios, los líderes sociales del bajo Cauca y los orientadores de la Caravana advierten que no se trata de acusar a nadie en específico, solo que le permitan a los Líderes Sociales trabajar por las comunidades, por ser la ciudadanía la más afectada con una guerra que no les pertenece, que no han buscado, que rechazan, y que debe concluir de inmediato.

"Las comunidades exigen intervención del estado, aquí no sólo se necesita fuerza pública. Las vías en mal estado, las no hay de que vivir. Inversión social es lo que se necesita", detalló Johan Giraldo, abogado de la Corporación Jurídica Libertad, una de las organizadoras de la caravana.

El recorrido partió desde Medellín, pero las actividades iniciaron en el corregimiento Puerto Valdivia, donde hubo unacto cultural y enmarcaron otro lema "Abracemos al bajo Cauca", luego se movilizó a la Caucana, de Tarazá, allí sostuvieron una reunión con la comunidad, donde el mensaje es el mismo. Exigir el derecho a la vida.

La caravana retomará este martes en el municipio de Cáceres, corregimiento el Tigre, donde está prevista una actividad que pretende recordar a las víctimas y finalmente cerrará en el área urbana de Tarazá, con las autoridades civiles y militares. En ella, los participantes examinarán las condiciones de seguridad en las comunidades y para líderes sociales de la zona.

Cargando