Algunas de las obras de valorización terminadas quedaron mal diseñadas

Así lo manifestó el ingeniero Uriel Orjuela del comité intergremial y de la Sociedad de Ingenieros del Quindío

Las obras de valorización que ya se terminaron como el deprimido de la constitución y el intercambiador de los kioskos quedaron con errores de diseño que genera incluso inconvenientes en la movilidad

Así lo manifestó el ingeniero Uriel Orjuela del comité intergremial que señaló que por ejemplo el deprimido de la constitución funciona muy bien por debajo pero ya está colapsado por encima y por eso se debe modificar.

Insistió en la necesidad de crear la oficina de valorización que permita que en el momento en el que se destrabe todo el lío jurídico pueda funcionar, aunque también se necesita que se vean las obras para tratar de recuperar la confianza en los ciudadanos y paguen este tributo.

 

 

Cargando