Buques pesqueros ecuatorianos y de Costa Rica saquean santuario de Malpelo

Están pescando tiburones martillo para cortar sus aletas. Se llevan especies de alto costo, denuncian fundaciones y pescadores colombianos

Un enorme daño ambiental está provocando la pesca ilegal en la jurisdicción del islote de Malpelo, en el Pacífico colombiano, a 500 kilómetros del puerto de Buenaventura, denunciaron la Fundación Malpelo y la Asociación Colombiana de Pesca Artesanal, Acodiarpe.

"Es un hecho terrible el que está pasando en la zona de Malpelo. Allí están operando embarcaciones de Ecuador y Costa Rica, generando un grave problema de pesca ilegal de tiburón martillo, pargos, atunes, otros peces", relató Felipe Ladino de la Fundación Malpelo.

Están ocasionando un grave daño a la población de tiburones martillo de la zona de Malpelo, porque los pescan, los despojan de su aleta y luego los botan al mar en donde mueren, denunció.

Foto: cortesía para Caracol Radio

"Este hecho se tiene cometiendo desde hace varios años. En los últimos diez, la población de tiburón martillo se ha reducido en un sesenta por ciento en esa parte del mar pacífico", ratificó.

Las aletas del tiburón son vendidas en el mercado asiático hasta a 200 dólares el kilo, de ahí la persecución y saqueo en Malpelo, dijo.

En la zona de Yuruparí en la parte norte del islote, en ocasiones se puede presenciar hasta 20 embarcaciones ecuatorianas y de Costa Rica pescando.

Lo que estamos viviendo es una condena para el tiburón martillo en la región, porque aunque se hagan grandes esfuerzos desde la Armada, el problema es muy grave y delicado. Lo lógico es usar satélites para cubrir toda el área así controlar a quienes además se llevan la pesca colombiana en una región en donde abundan morenas, tiburones ballena y los atunes", añadió Felipe Ladino de la Fundación Malpelo.

Mientras tanto Manuel Bedoya, de Acodiarpe, aseguró que la pesca ilegal en Malpelo obedece a la falta de una política pesquera para poner fin a esta problemática.

"No es la primera vez que lo hacen , porque muchas de estas embarcaciones piden y hasta obtienen permisos de la cancillería para llegar hasta Malpelo. Allá hay embarcaciones peruanas , ecuatorianas, holandesas, costarricenses , porque la zona pasa la corriente de Humboldt que viene desde la Antártida, arrastrando con una gran cantidad de peces", dijo.

Esa zona es como si usted solo arroja el canasta al agua y le saliera llena de peces, que es lo que ha pasado en Malpelo, pero ahora en manos de pescadores de otros países.

"Esta situación ya fue denunciada, la conoce hasta la presidencia, porque durante el marco del paro cívico yo reclamé que se dispusiera de una política para organizar la pesca, legal e ilegal, pero no pasó nada", ratificó el señor Bedoya, quien dijo en la zona solo se hacen controles al tráfico de alcaloides, mientras sigue la pesca ilegal de tiburones..

Foto: cortesía para Caracol Radio

Cargando