Justicia emite condena por "falso positivo" en Ibagué

Miembros del Ejército dieron muerte a seis civiles.

El Consejo de Estado condenó a la Nación a pagar $2.500 millones a los familiares de tres jóvenes oriundos de Cali, Valle, víctimas de un caso de “falso positivo” en hechos ocurridos en la vereda Potrerillo, zona rural de Ibagué.

La sección tercera del alto tribunal estableció que la Nación en cabeza del Ministerio de Defensa y Ejército Nacional, son responsables del daño por falla del servicio donde se causó la muerte violenta de seis ciudadanos en hechos ocurridos el 28 de febrero de 2008, sin embargo fueron sólo tres familias las que emprendieron acciones jurídicas.

En la investigación se determinó que estas personas fueron ubicadas en la ciudad de Cali y mediante engaños fueron trasladados a la zona rural de Ibagué, con el propósito de buscar una supuesta guaca.

Al llegar al lugar, fueron atacados por miembros del batallón de infantería del Ejército "Jaime Rooke", causándoles la muerte y fueron presentados como miembros de una banda delincuencial que pretendía ejecutar un secuestro en la zona.

Durante el proceso investigativo, se comprobó que estas personas eran comerciantes, no tenían antecedentes judiciales además nunca manipularon armas de fuego y en el momento del ataque se encontraban en estado de indefensión.

Además del pago de la millonaria suma de dinero, el Ejército deberá presidir un acto de desagravio y solicitud de perdón a los habitantes del barrio "Los Chorros" en Cali de donde eran oriundas las víctimas.

Cargando