En los zapatos de un trabajador de la cuadrilla tapahuecos en Bogotá

Estos hombres y mujeres durante esta administración taparon alrededor de 112.000 huecos en toda la ciudad.

A las 5:30 de la mañana inició la jornada de trabajo con una de las cuadrillas tapahuecos que tiene la Unidad de Mantenimiento Vial trabajando por toda la ciudad.

Cada cuadrilla de la Unidad de Mantenimiento Vial está conformada por 10 trabajadores, y coordinado por 1 inspector. De igual manera y con el fin de no afectar la movilidad, se cuenta con 2 paleteros (Controladores de tráfico) y 7 ayudantes.

En esta cuadrilla en especial se trabaja desde las 6 de la mañana hasta las 2 de la tarde, donde se intervienen las calles ubicadas desde la 142, hasta la 145 con carrera 51, en el barrio Santa Helena, norte de Bogotá.

Primero se hace una charla explicando las labores que va cumplir cada miembro de la cuadrilla, el inspector coordina los trabajadores, el maestro de obra recibe las indicaciones del inspector y los trabajadores hacen las actividades de rehabilitación de las calles.

Para un cambio de carpeta asfáltica, la fresadora retira el asfalto, luego ese material se envía a la planta porque mucho de este material es reutilizable, se procesa y se vuelve a utilizar en las vías echando la emulsión, tapando los huecos para después pasar por encima el vibrocompactador (aplanadora).

"Este año hemos tapado alrededor de 112.000 huecos gracias al trabajo de todos estas personas y destacamos que 100 mujeres hacen parte de estas cuadrillas", manifestó el ingeniero Alvaro Sandoval Reyes, director de la Unidad de Mantenimiento Vial.

El trabajador más raso de una de estas cuadrillas puede ganar hasta $1.200.000 mensuales con todas las prestaciones de ley. Esto le genera empleo a más de 500 obreros y a 30 profesionales.

Cargando