Alexei en la calle

Ex trabajadores del San Juan de Dios dicen adiós a predios ocupados por 16 años

Esta es la historia de una de las 12 familias que faltan por salir de los predios que se tomaron desde el año 2001.

La familia Beltrán Pinzón tiene toda su vida ligada al Hospital San Juan de Dios. Don Roberto Beltrán entró a trabajar como auxiliar de enfermería en el año de 1989. Para esa época el hospital San Juan de Dios contaba con 580 camas, un servicio de urgencias con capacidad para hospitalizar 80 pacientes y un archivo con más de 500 mil historias clínicas. La cocina tenía capacidad para despachar mil 200 menús diarios y había una lavandería en la que se limpiaban diariamente mil 200 sábanas. Era uno de los hospitales más importantes del país.

En el año 1999 los trabajadores dejaron de recibir salarios, don Roberto respondía por su esposa Patricia Pinzón quien estaba embarazada y ya tenía una niña de un año. En el 2001 el personal médico dejó de asistir al Hospital, y varios de los trabajadores llegaron a vivir a sus instalaciones. Allí nació 'La Carpa’, lugar en el que trabajadores, pacientes, estudiantes y ciudadanos buscaron la reactivación del Hospital.

En junio de 2001 el Hospital San Juan de Dios contaba con 1.393 empleados con los cuales se mantenía una deuda por cerca de 48 mil millones de pesos, entre estos estaba Roberto quien decidió junto con su familia ocupar una edificación del complejo hospitalario luego de que éste cerrara sus puertas definitivamente.

La familia Beltrán Pinzón ocupó el segundo piso del edificio de psiquiatría, allí acondicionaron un apartamento, una cocina, un baño y dos habitaciones, ellos fueron una de las 24 familias que habitaron el complejo hospitalario desde 2001 hasta este 2016, en condiciones precarias de salubridad sacaron adelante dos hijos.

"Los niños crecieron acá, en el colegio eran raros cuando contaban que vivían en un hospital y no en una casa como cualquier familia, acá pasamos navidades, años nuevos y cumpleaños", contó la señora Patricia Pinzón.

A comienzos de este año en el complejo del San Juan de Dios había 24 familias, ahora quedan solo 12 porque el Distrito ha estado ubicando la gente en diferentes proyectos de vivienda en la ciudad. Se espera que para diciembre de este 2016 ya todas las familias hayan salido del Hospital teniendo en cuenta que la Empresa de Renovación Urbana, ERU, viene acondicionado lugares para que el centro asistencial reabra sus servicios.

"Agradecemos que nos hayan solucionado el tema de la vivienda pero seguimos esperando nuestras acreencias y nuestra pensión", dicen unánimemente los ex trabajadores del Hospital San Juan de Dios.

Cargando