Ciudades

Después de 17 años de incertidumbre, una familia en Samaná Caldas recibió los cuerpo

La JEP entregó los cuerpos de dos personas presuntamente asesinadas por el Ejército a la familia Hincapié Ospina.

Imagen suministrada

Manizales

Luego de las labores de recuperación de cuerpos por parte de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) en el cementerio San Agustín, de Samaná en Caldas, producto de las medidas cautelares ordenadas en 2019 por la Sección de Primera Instancia para Casos de Ausencia de Reconocimiento de Verdad de la JEP en los cementerios de Norcasia, Victoria y Samaná, se encontraron los cuerpos de dos hermanos que estaban desaparecidos desde hace 17 años.

A través de muestras genéticas que se tomaron en 2021 Medicina Legal determinó la identidad de uno de los cuerpos y este año corroboró la identidad del segundo dando como resultado que se trata de los hermanos Luz Enith Hincapié, de 28 años, y Ricardo Antonio Hincapié, de 18 años, quienes salieron de su casa el 2 de noviembre de 2005 en la vereda Yarumal, de Samaná, a comprar una torta para celebrar el cumpleaños de su madre, la señora María del Rosario Ospina. Según versiones de vecinos de la familia, en ese trayecto fueron abordados por miembros del Ejército Nacional que patrullaban la zona, quienes los retuvieron acusándolos de integrar un grupo armado ilegal que hacía presencia en la región. Se presume que los militares pertenecían al Batallón Quimbaya.

El 3 de noviembre de 2005, la familia Hincapié Ospina se enteró por integrantes del Ejército que Luz Enith y Ricardo Antonio, campesinos que se dedicaban a la recolección de café, habían sido asesinados y presentados como dados de baja en combate.

La madre de las víctimas, María del Rosario pidió que le entregaran los cuerpos de sus hijos, pero le negaron esa petición. Desde entonces comenzó una búsqueda que la llevó a tocar las puertas de distintas instituciones, de las cuales tampoco hubo respuestas. Debido a su búsqueda, María del Rosario sufrió amenazas e intimidaciones y cesó de manera pública la búsqueda de sus hijos.

En 2012, luego de escuchar unas cuñas radiales, María del Rosario se acercó a la Defensoría del Pueblo y denunció la desaparición de sus hijos, pero falleció en 2018 sin que se lograra la recuperación de sus cuerpos. Sin embargo, con su ADN se pudo identificar a su hijo Ricardo.

Después de 17 años de incertidumbre, sufrimiento y búsqueda, la familia Hincapié Ospina recibió los cuerpos de Luz Enith y Ricardo en el municipio de Samaná, Caldas, de donde es oriunda toda la familia.

A la fecha, las organizaciones de víctimas han documentado 187 casos de personas dadas por desaparecidas en el Magdalena caldense. Con la entrega digna de los hermanos Hincapié, ya son 7 los cuerpos de personas desaparecidas en el marco del conflicto armado en Samaná, Caldas, que han sido identificados y entregados a sus familias.

Le puede interesar: Intensifican la búsqueda de una niña que desapareció en Chinchiná, Caldas

Le puede interesar: EasyFly rechazó y lamentó lo sucedido con una azafata que fue agredida

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad