Ciencia y medio ambiente

Asteroides

¿Estamos a salvo si se acerca un gran asteroide a la Tierra?

¿Qué hacer si se dirige a la Tierra un gigante asteroide? ¿Hay alguna forma de salvarnos?. Científicos del MIT plantean varias respuestas.

Imagen referencia asteoride / GettyImages

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) publicó un estudio en la revista Acta Astronautica con el fin de contribuir en la toma de decisiones que deben tener las agencias espaciales, las fuerzas militares o gobiernos que pretendan destruir, desviar o ralentizar a cualquier asteroide que amenace la vida en la tierra.

En el ‘Marco de optimización y toma de decisiones para campañas de desviación de asteroides en varias etapas bajo incertidumbres epistémicas’ que publicaron los investigadores, buscan llegar a brindar diferentes consideraciones antes de adoptar un método en específico para lidiar con la amenaza.

“En este estudio, introducimos un marco para la planificación y evaluación de campañas de desviación de asteroides con múltiples naves”, afirman los investigadores. Entre las posibilidades hablan de impactos cinéticos contra la roca, el lanzamiento de orbitadores que ayudarán a estudiar el asteroide y así poder entender si una posible explosión interna podría eliminarlo, impactar con una nave espacial con la suficiente fuerza como para apartarlo de su curso o remolcarlo con un tractor de gravedad, son parte de las posibilidades que exploran los científicos.

En un primer paso, los investigadores hablan de la modelación de campañas de mitigación de asteroides cercanos a la Tierra, que se encuentran bajo incertidumbres; esto quiere decir que aunque la mayoría de los cuerpos espaciales cercanos están detectados, algunos aún son una incertidumbre por lo que se plantea mejorar el sistema de alertas bajo modelos de proyección.

También afirman que parte importante de este proceso preventivo es conocer los “ojos de cerradura”, puntos en el campo de gravedad de la Tierra que atraerían los asteroides. “Un ojo de cerradura gravitacional es como una puerta: una vez que está abierto, el asteroide impactará la Tierra poco después, con alta probabilidad”, comentó uno de los autores del estudio, el ingeniero Sung Wook Paek.

Lea también:

Dentro de los protocolos que promueve la investigación, se basan en tipificar aquellos asteroides que por su órbita, tamaño y velocidad, pueden convertirse en “asesinos de planetas”, y con estos ya las opciones de desviación quedarían descartadas. Paek y su equipo afirman que ante estos solo la detonación nuclear y los ‘impactadores cinéticos’ serían opciones viables.

En cuestión práctica, los investigadores afirmaron que las misiones de defensa se deben clasificar en tres tipos.

Misión tipo 0: incluye un impactador cinético básico, en el que se dispara un proyectil al espacio para empujar un asteroide fuera de curso.

Misión tipo 1: se lanza primero un explorador para recopilar datos específicos sobre el asteroide que posteriormente será impactado con precisión por un proyectil.

Misión tipo 2: lanzamiento de un pequeño impactador al mismo tiempo que un explorador para desviar un poco de su curso al objeto. Al tener toda la información del explorador y del impacto inicial, se hará un segundo impacto definitivo con un misil mucho mayor.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad