Woodpecker, la empresa colombiana que construye casas con residuos de café

La compañía le apuesta a la construcción en zonas alejadas del país.

Con Bavaria queremos resaltar esta innovadora fórmula que mezcla los residuos de café y plástico. Esta empresa colombiana creada por jóvenes emprendedores produce casas prefabricadas, ligeras y sostenibles con un material de fácil transporte, para poder así construir en cualquier lugar, por lo que una de las características positivas de este proyecto es la velocidad con la que se construyen las viviendas.

“Nosotros utilizamos el cisco del café, un producto que sale de la trilladora y al que anteriormente no se le daba un uso ambiental. Nosotros incorporamos este material, lo molemos y pulverizamos en nuestra fábrica, y lo mezclamos con polímero para producir WPC y utilizarlo como materia prima de construcción”, señaló Alejandro Franco, CEO de Woodpecker.

Esta idea nació de aquellas zonas rurales y alejadas del país donde el proceso tradicional de construcción es muy difícil de ejecutar dada la complejidad del acceso a estas regiones. Es por ello que uno de los objetivos de la empresa es facilitar el acceso a viviendas de bajo costo por parte de la población de estos lugares.

“Transportar nuestras construcciones ‘Casa kit’, ya listas, como un Lego, a zonas apartadas es uno de los retos más grandes. Adicionalmente el embalaje es clave, no solo para que no llegue roto a destino sino para que no falte nada. No existe la tienda en la esquina para comprar un tornillo”, afirmó Franco.

Cortesía: Woodpecker

Sus principales clientes han sido el Gobierno y ONGs que adquieren este material para la construcción de proyectos sociales, contribuyendo así al problema de un techo digno en Colombia.

“Los usuarios de las construcciones ya son cerca de 3.000 familias que tienen una casa digna donde vivir y más de 1.000 aulas nuevas para niños que están estudiando. En un aula caben 30 niños”, Franco también resaltó que “la empresa genera empleo en las distintas áreas internas como la planta de producción, logística, comercial”; por lo que se benefician pequeñas empresas y familias a quienes les compran el cisco del café y el polímero reciclado.

Franco además destacó que “en los lugares apartados donde se arman nuestras construcciones generamos empleo. Nuestras casas no requieren de una mano de obra especializada. Además, los componentes que no fabricamos directamente y utilizamos en nuestras construcciones (tubería, ventanas, puertas, etc) son comprados a empresas colombianas que generan empleo”.

Cortesía: Woodpecker

Otra de las grandes ventajas de este material es su peso. “Nuestro sistema tiene la gran ventaja de ser liviano; 7 a 8 veces más ligero que un muro convencional”.

El CEO de Woodpecker también destacó la intención de brindar un hogar alegre desde su misma fachada a las familias beneficiadas. “Otro aspecto importante es que nuestro material tiene colores alegres: amarillo, naranja. Los usuarios de viviendas son muy contentos al recibir una solución digna de vivienda que ya tiene acabado y se ve alegre. La vivienda de Interés social normalmente era de color gris y triste”.

En la difícil situación que atraviesa el país, proyectos como el de Woodpecker impactan positivamente a las comunidades, brindándole a aquellas personas que quizás nunca lo imaginaron la posibilidad de acceder a una vivienda digna.

Cortesía: Woodpecker

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir