Tribuna

Antes del estruendo

Las cacerolas hoy suenan melodiosas, pero pueden convertirse en un estruendo de no atenderse sus mensajes a tiempo.

Qué decir cuando se me atraganta este sentimiento en la garganta y en la cabeza todas las reflexiones y creencias se enredan en una telaraña.

Cuando se defiende el derecho a la marcha y se ilumina el camino que abren en la mañana ríos de hombres y mujeres de todas las edades reclamando los derechos que nos hablan de conquistas alcanzadas, pero a medida que avanza la tarde los vándalos, martillo en mano, revientan los vidrios de las estaciones de transporte público en las que posiblemente sus madres se desplazan cada mañana a trabajar para alimentarlos y educarlos.

Qué decir cuando cualquier opinión... (Léalo completo la columna en este link)

Cargando