Tensión en San José del Guaviare por dos granadas de fragmentación

En plena zona comercial de la 40, cerca a la plaza campesina, las autoridades hicieron explotar uno de estos artefactos y otro más fue recuperado.

Dos granadas de fragmentación generaron zozobra en la carrera 20 cerca la plaza campesina de San José del Guaviare.

Pasadas las tres de la madrugada, la policía tuvo conocimiento sobre dos granadas de fragmentación al parecer tipo IM-60, una de las cuales fue dejada en la entrada de Ferre eléctricos el Campesino y una más cerca de un almacén de vidrios.

De manera inmediata a través del monitoreo de las cámaras de vigilancia del sector, se logra identificar a los presuntos responsables.

La policía y el ejército reaccionaron y se activaron protocolos de seguridad en las salidas del municipio de san José del Guaviare, lo que permitió interceptar a dos hombres. Los cuales se movilizaban en una motocicleta y que, de acuerdo a las informaciones suministradas por la red de participación cívica e información suministrada por los organismos de inteligencia policial, serían los responsables de la instalación de los artefactos explosivos en dos establecimientos comerciales en zona céntrica del municipio.

Le puede interesar: Candidatos a Gobernación firman pacto por conservación de la Amazonía

Estas dos personas son presentadas ante la Fiscalía General de la Nación, quienes ya adelantan la correspondiente investigación para el esclarecimiento de los hechos presentados.

La zona fue acordonada por las autoridades mientras se realizaba el procedimiento de recuperar los artefactos sin causar daños en la zona.

El operativo tardo más de siete horas, debido a que, el técnico antiexplosivo estaba atendiendo un caso en Mapiripan, por lo que fue necesario esperar hasta que llegara el funcionario a San José.

El uniformado recuperó uno de los artefactos sin explotar. Mientras que con el segundo fue necesario la detonación de manera controlada en el lugar, dijo un miembro de la policía.

Según una fuente oficial, las dos granadas dejadas en la puerta de los establecimientos comerciales, deja entrever que se trata de una presunta extorsión.

Cargando