Autopsia confirma que Jeffrey Epstein se suicidó en prisión

Esto aun está lejos de responder cómo uno de los presos de más alto perfil estadounidense pudo suicidarse.

Jeffrey epstein /

La autopsia realizada a Jeffrey Epstein determinó que el magnate estadounidense se suicidó por ahorcamiento, informó el viernes la oficina del médico forense, despejando una de las principales interrogantes que dejó esta muerte devenida en un escándalo nacional.

Después de "un examen meticuloso de toda la información, incluidos los resultados completos de la autopsia", la médica forense en jefe de Nueva York Barbara Sampson confirmó, en una breve declaración por mail a la AFP, que Epstein se suicidó por "ahorcamiento".

El resultado se conoce seis días después de que el multimillonario de 66 años, acusado por explotación sexual de chicas de hasta 14 años de edad, fuera encontrado muerto en su celda en una prisión federal de Manhattan.

Funcionarios anónimos citados por el diario The New York Times dijeron que habría usado sus sábanas para colgarse.

La muerte del administrador de fondos de cobertura, que estaba detenido en uno de los centros penitenciarios más seguros del país, causó revuelo en Estados Unidos, suscitando un torrente de interrogantes y teorías de conspiración.

Aunque las autoridades apuntaron a un aparente suicidio, muchos insinuaron que había sido asesinado para proteger a las muchas personalidades que frecuentaban a esta figura del jet set, desde el príncipe Andrew hasta Bill Clinton y el propio Donald Trump.

Los abogados de Epstein dijeron no estar "satisfechos con las conclusiones" de la médica forense y que emprenderán su propia investigación sobre su muerte, incluyendo exigir el acceso a los videos de la cárcel.

"Es indudable que las autoridades violaron sus propios protocolos", indicaron los abogados, que condenaron las "duras, incluso medievales condiciones" del penal.

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, lanzó tras la muerte del Epstein dos investigaciones que revelaron "serias irregularidades" en la prisión.

Si bien no las detalló, el director de la cárcel fue transferido y los dos guardias encargados de vigilar al acusado la noche de viernes al sábado fueron suspendidos.

Los funcionarios de la prisión citados por The New York Times dijeron que los guardias habían dormido unas tres horas cuando se suponía que debían hacer rondas cada media hora, alimentando las sospechas sobre posible complicidad dentro de la prisión.

Cargando