“Tiene tiempo para ser un buen presidente. Pero el reloj no se detiene”

The Economist dice que el mandatario debe encontrar su propia base en el centro del espectro político.

La revista británica hizo un análisis del gobierno de Iván Duque y los retos que enfrenta actualmente en ámbitos de justicia, paz, seguridad y hasta infraestructura en Colombia. Asegura que es un líder joven, que aunque hace parte de la derecha de América Latina, no es precisamente Jair Bolsonaro, acepta las decisiones de las cortes y del Congreso y se preocupa por el cambio climático y los migrantes.

Sin embargo según la publicación, Duque “constantemente parece atrapado en las batallas políticas que han caracterizado el pasado reciente del país” y que giran en torno al acuerdo de paz con las Farc firmado por Juan Manuel Santos.

Lea también: “Insultos a Duque en Londres hacen quedar mal a todos los colombianos”.

El artículo recuerda que el mandatario considera el acuerdo como uno “muy suave” pero se ha comprometido a llevarlo a cabo con algunas modificaciones, y dice que aunque ha avanzado en reincorporación, las críticas comienzan en otros aspectos.

The Economist menciona que Duque es señalado de hacer pocas gestiones a favor del desarrollo rural que es esencial para alcanzar la paz. También destaca el asunto de Jesús Santrich y de la JEP, a la que los seguidores de Álvaro Uribe acusan de estar a favor de las Farc. Y además dice que uno de los puntos más críticos es el aumento en la producción de coca y la imposibilidad de llevar a cabo aspersión aérea con glifosato.

El mayor reto que tiene el presidente, según la publicación es “desarrollar políticas que sean verdaderamente suyas”. Asegura que estas deben comenzar por la seguridad, recordando que 135 excombatientes han sido asesinados y que el comandante del Ejército lanzó directrices que podrían llevar a la técnica del ´body count’.

Según la revista, Duque “todavía debe encontrar su propia base”, lejos de la sombra de Uribe y complementarla consiguiendo más apoyos políticos que pertenezcan al centro. Dice que “tiene tiempo para convertirse en un buen presidente, pero el tiempo está corriendo”.

Cargando