Caracol Radio recorre la vía alterna al Llano

Hasta en un 90% aumentó la movilidad de transporte de carga por la vía alterna al Llano.

Cansados, estresados y malgeniados, se les observa a los conductores de carga pesada que transitan por los 350 kilómetros entre Sogamoso y Villavicencio; según don José el recorrido por la vía alterna al Llano en tiempo es de cuatro días más.

Vea también: Gobierno: “No tenemos certeza de la fecha de apertura de la vía al Llano”

“El patrón pierde mucha plata con esta vuelta que nos toca dar por aquí, en este recorrido invierte 5 millones de pesos más”, cuenta el señor José quien transporta un generador de corriente para campo rubiales.

Integrantes de la Policía mantienen la vigilancia solicitando documentación, verificando antecedentes judiciales y requisando las mercancías o elementos que son transportadas en las tractomulas.

Según Pedro Navarro, ya lleva dos viajes por la vía alterna, dice que hasta en un 200 por ciento se incrementan los gastos en combustible y reconoce que el viaje es muy agotador. “Los hoteleros de esta vía, al ver la necesidad suben los precios de las habitaciones”.

El Crucero es el punto más crítico, allí se emplea un tiempo de hora y media para cruzarlo, la vía es angosta y se movilizan tractomulas con carga dimencional que son orilladas en un parador por orden la Policía de Tránsito con el fin de agilizar la movilidad.

“Estamos transportando unas cargas extrapesadas (Por el volumen alto, ancho y largo) hacía Villavicencio. Nos tocó tomar esta vía porque definitivamente a la concesión Bogotá – Villavicencio le quedó grande arreglarla, teniendo en cuenta los peajes más costosos del país”, dice Carlos Mendoza.

En una estación de servicio, muy cerca de la Laguna de Tota, empieza a escasear el combustible por la alta demanda. “Estamos esperando que lleguen con el combustible para poder llenar los tanques y ofrecer el servicio a la clientela”.

Quienes aprovechan el incremento de la movilidad son los comerciantes como doña María Romero que vende crema de trucha, la cual ofrece como especialidad de la casa y la favorita por los conductores. “La trucha se pone a cocinar, se le echa verdura con un poquito de harina y luego se licua. (…) Los conductores se le deja a mejor precio”.

Más de tres mil transportadores cruzan por varios climas: frio, zona de paramo y húmedo; aunque no se presentan derrumbes en el trayecto, si hay paso a un carril en los sectores de La Granja y La Orquidea. Los vehículos de carga transportan alimentos, maquinaria y animales como don José que lleva varado en la vía desde las 10 de la noche del pasado jueves 13 de enero con una carga porcina.

“No nos hemos podido desvarar, los daños a las mulas se originan por todos los huecos hondos que hay en la vía que tiene muchas curvas. Con tanto tiempo parado, los 160 cerdos que traigo están estresados y ya se me murieron cinco”, dice don José.

Quien sí tiene una sonrisa de oreja a oreja es Duván Camargo; su oficio mecánico. No le importa viajar tres horas para desvarar las tractomulas que quedan en el camino, pues le deja ganancias entre 150 mil y 200 mil pesos. “Esta semana hemos desvarados siete mulas”.

Se espera que en el transcurso del día sábado siga aumentado la movilidad de transporte de carga en la vía alterna al Llano, luego que el Gobierno Nacional ordenara el cierre indefinido de la vía Bogotá – Villavicencio.

 

 

Cargando