Nuevos detalles sobre el escándalo en el Centro Andino

Policía tendría pruebas de actos indecentes. Al video conocido le faltan dos minutos.

Caracol Radio conoció esta tarde nuevos detalles sobre el caso de supuesta homofobia que se presentó el fin de semana pasado en el Centro Comercial Andino, en el norte de Bogotá. Esos nuevos detalles dan otra luz en el caso, pues indicarían que la pareja de jóvenes cuestionada sí podría haber incurrido en actos indecentes en público y en la zona de recreación infantil. 

Le puede interesar: Gerente Andino: En cámaras de seguridad no se ven actos obscenos

El primero de esos hechos tiene que ver con el vídeo de las cámaras de seguridad del centro comercial que ha circulado en redes sociales y medios de comunicación, al que le faltan dos minutos. En la imagen, que registra a los dos jóvenes se ve el reloj que certifica el momento en que fue grabado. En efecto, hay un salto entre las 15:45:31 y las 15:47:35, es decir faltan dos minutos y cuatro segundos, tiempo que correspondería a las denuncias de los visitantes sobre supuestos tocamientos indebidos entre los muchachos. 

El Centro Andino, consultado por Caracol Radio explicó que no ha editado el vídeo, que no sabe por qué faltan esos dos minutos y que no ha entregado el vídeo a ningún medio de comunicación o a ninguna persona que lo hubiera podido subir a redes sociales. Dice que el único vídeo que entregó fue a la Policía Nacional y que lo entregó completo como quedó en su sistema de grabación. 

La gerente, Martha Carreño, había dicho en la mañana, en 6 AM Hoy por Hoy, de Caracol Radio, que ella vio el vídeo completo y que en él no hay evidencia de algún acto reprochable. 

El segundo hecho nuevo conocido esta tarde es que los uniformados que atendieron el caso salieron de permiso coincidiendo con la Semana Santa. 

Pero este medio conoció que uno de los policías que atendió el caso tendría una copia del video, donde sí se observarían los supuestos actos obscenos entre los dos jóvenes y que el uniformado la estaría guardando como prueba para presentarla en el momento de rendir descargos ante las autoridades competentes, pues asegura que fue con base en esas imágenes que decidieron imponer el comparendo. 

La pregunta que surge es si el patrullero que tiene la supuesta copia la puso en conocimiento de sus superiores o guardó la prueba, lo que violaría procedimientos de rutina. 

Finalmente, la pareja involucrada, Pedro Costa y Ángela Libreros denuncia ser víctimas de acoso a través de llamadas telefónicas, en sus redes sociales y en sus chat de WhatsApp, con insultos, imágenes obscenas e, incluso, amenazas contra los niños y menciones directas sobre sus sitios de residencia y de trabajo. 

Lea también: ¡No más discriminación! Besatón en el Andino en contra de la homofobia

En diálogo con Caracol Radio, la pareja ha dicho que, aunque algunos términos que usaron en el momento no fueron apropiados, siempre se trató de la defensa del derecho de los niños y de un pedido de respeto. Dicen que habrían procedido igual con cualquier tipo de pareja, pues no tienen sentimientos homofóbicos.

Cargando