La millonaria red para ingresar a las universidades de élite en EE.UU.

Fue revelado un sistema de sobornos que iba desde cambiar resultados a los exámenes de ingreso hasta pasar a jóvenes como deportistas.

Las autoridades de Estados Unidos investigan una red conocida como ‘La llave’, que fue utilizada por familias con amplio poder económico para que sus hijos entraran a estudiar a algunas de las principales universidades de ese país.

El sistema era liderado por William Singer, un hombre que utilizaba diferentes maniobras e incluso sobornos para mejorar los exámenes de admisión de los jóvenes, cambiar resultados e incluso hacerlos pasar por deportistas para ingresar a través de los equipos élite. Para eso cobraba altas sumas de dinero y según los reportes recibió cerca de 25 millones de dólares desde 2011.

Singer tenía dos empresas que hacían las veces de ‘fachadas’. La primera era The Edge College and Career Network, que hacía asesorías de ingreso a las universidades. La segunda, The Key Worldwide Foundation, que fue establecida como organización sin ánimo de lucro y era donde recibía los pagos para los trámites, que camuflaba como donaciones.

En esas dos empresas manipulaba los exámenes que se presentan en Estados Unidos al final del bachillerato e incluso, a través de sobornos, lograba que otra persona los presentara a su nombre.

También lograba que los jóvenes ingresarán como parte de los equipos deportivos, que únicamente reciben a atletas destacados. Esto lo conseguía creando perfiles falsos y entregando sobornos a algunos de los entrenadores de las universidades. Los servicios más baratos eran de 15.000 dólares, pero llegó a cobras hasta 1.200.000 dólares a unos padres.

Las instituciones involucradas son Stanford, Georgetown, la Universidad de California Los Ángeles, la Universidad de Texas, Yale, Wake Forest y la Universidad de San Diego.

Además el caso ha cobrado mayor popularidad por los perfiles de los padres involucrados, que van desde importantes empresarios y dirigentes de compañías hasta las actrices Felicity Huffman y Lori Loughlin.

Cargando