Las nuevas directrices para sancionar las manos en el fútbol

Para este 2019 fueron definidos tres parámetros para que una mano sea o no sancionada.

Por José Borda

Uno de los temas que más controversia ha generado en el fútbol son las manos, y sobre todo aquellas que se sancionan como penaltis, en el 2019 el BOARD, el organismo que modifica las reglas de juego, definió tres parámetros para que los árbitros sancionen estas infracciones.

Estipuló lo que se debe considerar como una “mano deliberada”, que es cuando el jugador tiene el propósito de meter su mano o brazo de manera intencional y voluntaria.

También hizo énfasis en que para castigar la mano se debe tener en cuenta la posición, es decir, si es natural o antinatural. En el primer caso, la mano debe estar en una posición normal o habitual, no muy separada de su cuerpo y acorde a los movimientos atléticos del futbolista; y en segundo caso, cuando el jugador realiza movimientos que afecten o influyan injustamente en el desarrollo de la acción a valorar, por ejemplo, cuando un defensor se opone con los brazos separados del torso, ampliando el volumen de su cuerpo.

Acordó reglamentar el no validar un gol de un delantero, si la pelota va directamente a la portería gracias a su mano, o crea una clara oportunidad de gol tocándola con la misma, o si un jugador atacante obtiene el control con la mano y luego anota.

Como ejemplo de las situación anteriores se puede tomar la mano de German Cano del Deportivo Independiente Medellín frente al Deportes Tolima en el Torneo Clausura del fútbol colombiano 2018, el balón le rebotó en la mano y el continuó hacia la portería e hizo el pase para que su compañero Andrés Ricaurte marcara el tanto, acción que no se convalidó precisamente por esta disposición.

Otra situación que se incluye en este ítem es si el defensor estando en la línea de meta no permite que se logre el gol con la extremidad, en este último caso debe ser sancionado con un penalti.

Reafirmó también la parte disciplinaria, es decir, deben ser sancionadas con tarjeta amarilla las manos que interfieran o detengan un ataque prometedor, o toquen el balón en un intento de marcar un gol, independientemente de que lo consigan o no, o busquen evitar un gol y no logren su cometido y; con tarjeta roja directa las que eviten una oportunidad de gol.

Para el 2019 se busca en definitiva que para castigar o no como infracción una mano se parta del principio de que el jugador la tenga en una posición “natural o antinatural”, todo ello con el fin de cumplir con la esencia del juego, es decir no ganar una ventaja desleal. Términos que a propósito usted estimado lector ya sabe diferenciar.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir