Las dos estrategias contra la droga en Colombia: The Economist

La revista señala que hay avances en la erradicación forzada, mientras la sustitución voluntaria enfrenta problemas.

En un artículo que tiene como protagonistas a habitantes de Tumaco, la revista The Economist señala que las dos estrategias que el gobierno colombiano ha implementado para reducir los cultivos de coca en el país han mostrado resultados que están en dos extremos. 

Asegura que la erradicación forzada avanza a buenos pasos y que incluso las Fuerzas Armadas ya cumplieron con varios de los objetivos trazados tras los acuerdos de paz. Mientras tanto la sustitución voluntaria tiene problemas en su implementación y no ha logrado complementar a la erradicación debido a demoras, surgimiento de otros actores armados e incluso falta de carreteras para transportar nuevos productos. 

La publicación resalta el incremento en los cultivos de coca y manifiesta que los campesinos plantaron más, debido a la expectativa de lo que recibirían del gobierno por cambiar a otro producto. Agrega que el proceso tiene bastantes trámites y no ha sido complementado por la necesaria infraestructura ni servicios. 

The Economist advierte que algunos de los pequeños cultivadores han sido amenazados por organizaciones criminales para que no se sometan a la sustitución, generando de esa forma una amenaza al proceso. Mientras este tampoco ha logrado la credibilidad de muchos colombianos que ven con preocupación los aspectos de narcotráfico. 

La revista señala que esto se ha convertido en un problema mucho mayor en Tumaco, en donde la guerra contra la droga es más intensa y en donde según el reportaje, algunas de las brigadas han erradicado cultivos que estaban destinados para la sustitución. Lo que dice que ha generado más violencia y la necesidad de aumentar la fuerza pública en el municipio nariñense. 

En esa localidad, la revista asegura que los cultivadores han vuelto a plantar en el 30% del área que dejan libre los erradicadores, poniendo más trabas al trabajo del gobierno. Por lo que advierte que el balance entre las estrategias lo debe tomar el próximo presidente que será escogido entre candidatos que apoyan la sustitución y otros que desean volver a la aspersión aérea.

Fuente: Colombia’s two anti-coca strategies are at war with each other

Cargando