¿A dónde apunta ‘Ñoño’ Elías en la Corte Suprema?

El suspendido parlamentario estaría buscando algún tipo de colaboración a cambio de beneficios judiciales.

Esta mañana, en audiencia reservada, el suspendido senador de La U, Bernardo Elías, empezó a mostrar ante la Corte qué tipo de colaboración prestaría a investigaciones de ese tribunal, al parecer a cambio de beneficios judiciales.

Aunque los datos aún no son de dominio público, lo que empieza a conocerse, por una carta que difundió el propio dirigente, hace pensar que intentaría acogerse a la Justicia Especial de Paz (JEP).

Así lo consideran varios expertos consultados por Caracol Radio, quienes además coinciden en que esta será una prueba de fuego para esa jurisdicción.

Camilo Burbano, exdirector del sistema penal acusatorio de la Fiscalía, cree que la pretensión “en principio sería acceder a la JEP, en la que las penas son menores y en la que podría acceder a una libertad casi inmediata. El punto es que le corresponde a él comprobar esas afirmaciones, que sus actos estuvieron vinculados con el proceso de paz, para que los jueces digan si es pertinente o no”.

Más allá de la pertinencia o no de esa estrategia, el jurista y exdirector del DAS, Ramiro Bejarano, alerta sobre la ventana que este caso le abre a la JEP: “Es una gran oportunidad para definir que los delitos por los que se sometan, tienen que haberse presentado por razón o a causa del conflicto armado. No puede ser que este camino lleve a una libertad inmediata. Es la oportunidad de definir límites muy claros y precisos”.

Además dijo que “esta acción me suscita todo tipo de inquietudes. Es curioso decir que los sobornos fueron recibidos pensando en poner fin al conflicto armado; hasta donde se sabe un soborno está hecho para beneficio personal o de una casa política, así que es exótico este anuncio”.

También consultado por Caracol Radio, el jurista y analista Francisco Bernate dice que es muy importante saber cómo resolverá la Corte Suprema: “La Corte establecerá si en los procesos de aforados, como los congresistas, se puede aplicar el principio de oportunidad, que legalmente no está establecido para ellos. Además, es otra demostración de que el argumento de la paz en Colombia ha servido para todo, lo que no deja de ser una anécdota”.

En el mismo sentido, el experto penalista y constitucionalista Jorge Molano alerta del peligro de invocar la paz como justificación para haber cometido cualquier tipo de delito: “Resulta de puro realismo mágico que en Colombia en el pasado se justificaran crímenes con el hecho de defender la democracia y que ahora se pretenda justificar la corrupción con el argumento de la paz”.

Cargando