Generación 70 serían responsables de supuestas chuzadas: El Colombiano

En el Ejército hay temor por el postconflicto y las condiciones que tendrán las Farc.

Según el diario antioqueño El Colombiano, un grupo de militares estaría ejerciendo presión ante el gobierno nacional, particularmente ante el presidente Juan Manuel Santos “para que se cambien las reglas de juego del proceso de paz que se adelanta con las Farc, o, en su defecto, se termine con los diálogos”.-En un artículo publicado hoy, el matutino aseguró que “un grupo de altos mandos militares conocidos como la "generación de los 70", entre los que hay coroneles y generales, son los que orquestaron la pequeña oficina que, desde un local en Bogotá, adelantó supuestas labores de espionaje a Humberto de la Calle, Sergio Jaramillo y Alejandro Éder, integrantes del equipo negociador con las Farc, en La Habana

Con base en declaraciones de “un alto oficial de Inteligencia”, el diario explicó que ese grupo estaría conformado por los menos 70 generales en retiro que tienen reuniones periódicas con herramientas tecnológicas con el responsable de esa oficina, un general retirado que se encuentra fuera del país, y que mientras estuvo en la Fuerza Pública, fue de los más acérrimos enemigos del proceso de paz con la guerrilla”

"Esa oficina no funcionaba hacía poco. El grupo fue creado durante la comandancia del general Mantilla", precisó el oficial de inteligencia quien además aseveró que Mantilla Sanmiguel salió del Ejército porque su cabeza fue pedida desde La Habana, Cuba”, revela el diario El Colombiano.-Aseveró, con base en las declaraciones de su fuente, que la de Bogotá no es la única oficina de espionaje encubierta, sino que existen en otras ciudades del país, e incluso, precisó que en “Medellín hay una y esa es la más moderna de todas"

En la publicación de El Colombiano, el oficial consultado afirmó que “varias de estas oficinas se han convertido en mercenarias de la información, "pues se venden al mejor postor. A cambio de dinero realizan tareas de espionaje que van a parar a otros objetivos no tan santos"

TEMOR DEL EJÉRCITO AL POSCONFLICTOLa misma publicación abordó a un funcionario de inteligencia de la Fuerza Pública, según el cual, existen muchas preocupaciones sobre el desarrollo de los diálogos de paz que se desarrollan en La Habana, y explicó la forma como operaba la llamada “Sala gris”, revelada por el portal Semana.comEn sus explicaciones por los temores del Ejército sobre el posconflicto, el oficial consultado por El Colombiano aseguró que los expedientes del DAS quedaron en manos de la Procuraduría

“En la esferas de Inteligencia tenemos una preocupación, porque ahí se está cumpliendo una solicitud de las Farc, que piden una depuración de las bases de datos de Inteligencia. A la Inteligencia Militar le podría ocurrir lo mismo que al DAS, porque ahora todos van a decir que la información obtenida es ilegal. Casi todos los expedientes del DAS quedaron en manos de la Procuraduría", aseveró la fuente consultada por el diario antioqueño

Añadió que la principal preocupación por el posconflicto está relacionada con la forma como quedarán las Farc luego de terminadas las negociaciones de paz, y la falta de información al respecto, y la existencia de esos espionajes se deben al interés por saber lo que está ocurriendo

“Siempre habrá necesidad de saber. En este contexto, hay que saber cómo van a administrar las Farc las riquezas del país y en qué condiciones van a quedar. Uno se pregunta por qué varios partidos políticos desaparecerían por el umbral electoral, menos ellos, que tendrán ese beneficio; y uno se pregunta si esa nueva ley para descongestionar las cárceles, por la que saldrán 7.000 presos, no es también para beneficiar a los sindicados por rebelión, porque ese delito está cobijado por esa ley", dijo el oficial de inteligencia dela Fuerza Pública, a quien El Colombiano identificó como Roger.

Cargando