Corte Suprema abre investigación a los Moreno Rojas por 'carrusel de la salud'

Samuel Moreno deberá responder por presuntamente haber patrocinado alianzas entre gerentes, concejales y funcionarios del sector salud cuando era congresista.

El exalcalde de Bogotá, al igual que su hermano Iván Moreno Rojas, deberán responder ante la Corte Suprema de Justicia por haber, supuestamente, patrocinado alianzas entre gerentes, concejales y funcionarios del sector salud en la capital cuando era congresista y Luis Eduardo Garzón, primer mandatario de la ciudad

La apertura del nuevo proceso, que revela hoy el diario El Espectador, se deriva del testimonio que entregó el exrepresentante a la Cámara, Germán Olano, quien afirmó que este llamado 'cartel' habría servido como plataforma para financiar parte de la candidatura de Moreno Rojas a la Alcaldía de Bogotá, a la que llegó en el año 2007. De manera paralela, y también por orden del alto tribunal, la Fiscalía deberá iniciar nuevas pesquisas en contra del exalcalde Garzón, del exsecretario de Salud y de Hacienda, Héctor Zambrano, del controvertido contratista Julio Gómez, del abogado Manuel Sánchez Castro, de siete concejales y dos gerentes de los hospitales Meissen y Simón Bolívar

Entre las evidencias que tiene la Corte Suprema para tomar la decisión, también se encuentra el testimonio de la contratista Gloria Inés García Coronel, en el que señala el supuesto interés de Samuel Moreno como congresista respecto a la construcción del hospital Meissen, para que la obra, que costó 33 mil millones de pesos, le fuera adjudicada a una empresa de Julio Gómez y la interventoría al abogado Manuel Sánchez, quienes finalmente apoyaron su campaña política. De acuerdo con los testigos, y tal como lo referencia el diario en su edición dominical, "Gómez, Sánchez y los hermanos Moreno Rojas eran amigos del entonces secretario de Salud, Héctor Zambrano. Pero, sobre todo, muy allegados a Carlos Hernando Lizcano Benítez y a Luis Guillermo Cantor Wilches, ambos nombrados como gerentes de los hospitales Meissen y Simón Bolívar, respectivamente". Por tal razón, señala el auto de la Corte Suprema que fue “en estos encuentros en los que Julio Gómez y Manuel Sánchez hicieron saber del interés de Samuel Moreno en el contrato para la construcción del Hospital de Meissen”. También se involucra al hermano del exalcalde, el senador Iván Moreno, a quien igualmente se le investigará por esos hechos. “Dichos nombramientos eran una exigencia porque obedecían a intereses particulares, principalmente del senador Iván Moreno, como lo hacen ver, además de Olano, los testigos Gloria Inés García Coronel y Héctor Manuel Lemus Montañez”, señala la Corte Suprema de Justicia, al advertir que, los hermanos Moreno Rojas necesitaban a alguien de confianza como gerente del Hospital Simón Bolívar debido a que se estaba proyectando la construcción de una nueva torre cuyo contrato podría ascender a los 60 mil millones de pesos

Así como en los hospitales de Meissen y Simón Bolívar, la Corte Suprema también da cuenta que el gerente del hospital de Kennedy, Fabio Barrera Barón, también le entregó una obra a una firma de Julio Gómez en 2007, cuyo contrato fue modificado en varias oportunidades tanto en valor y plazos, como en condiciones; y las cuotas burocráticas e intereses en otras entidades como el Fondo de Seguridad del Distrito, la Unidad Especial de Servicios Públicos y el Acueducto, particularmente en la presa de Canta Rana. Esta decisión de la Corte Suprema, así como los testimonios referidos, habrían sido el sustento para el llamado a interrogatorio de 17 concejales y exconcejales de Bogotá en octubre de 2011, entre los que se encuentran Antonio Sanguino, Hipólito Moreno, Darío Fernando Cepeda y Jorge Ernesto Salamanca, quienes tendrían responsabilidad directa en este nuevo foco de corrupción en el Distrito.

Cargando