En marcha plan arancelario para enfrentar la revaluación e impulsar empleo

El Gobierno Nacional tomó la decisión de reducir en cuatro puntos los aranceles para la importación de la materia prima que usan los exportadores colombianos.

El Gobierno Nacional puso en marcha el plan una reforma al sistema arancelario colombiano, es decir, a los impuestos que se cobran por las importaciones de materias primas, bienes de capital y de consumo, para cerca de cuatro mil de las siete mil partidas que conforman dicho sistema

Una reducción en los aranceles de materias primas y bienes de capital les permite a las empresas colombianas, en especial a las pequeñas y medinas industrias, acceder a insumos y equipos más baratos, que en su gran mayoría no son elaborados en Colombia, lo que mejora su competitividad para exportar y vender bienes y servicios en el mercado nacional a precios competitivos beneficiando así a toda la población

A manera de ejemplo, el sector de manufacturas de yeso, cemento y cerámica, compuesto principalmente por materiales para la construcción

Entre el 72 y 82 por ciento de las importaciones de estos capítulos corresponden a bienes que no se producen en Colombia.Gran parte de estos productos tienen aranceles de 10 por ciento. Al ser materias primas para la industria de la construcción se definió su rebaja a cinco por ciento.Este cambio en los aranceles se traduce, sin duda, en un beneficio para la construcción, que es uno de los sectores más intensivos en mano de obra, principalmente no calificada

Con la reducción de los aranceles a bienes de consumo ganan todos los colombianos, que pueden acceder a más productos de calidad con precios más bajos.Por ejemplo, en el caso de harinas, alimentos procesados, azúcar y confitería gran parte de estos productos tienen aranceles de 20 por ciento. Al ser bienes de consumo se bajarían a 15 por ciento.Entre el 70 y 90 por ciento -con excepción de las harinas con 20 por ciento- las importaciones de los productos de este sector no registran producción en Colombia y son esenciales para la producción de bienes de consumo de los hogares colombianos

Los beneficiados de esta rebaja son los consumidores y sectores como las panaderías que son en su gran mayoría pymes intensivas en empleo y producen bienes no transables (pan fresco)

Y como se trata de una reforma arancelaria integral, las empresas colombianas de este sector como los ingenios tienen beneficios, ya que se les reducen los aranceles de la maquinaria agrícola, herbicidas, plaguicidas y fertilizantes y la maquinaria para la industria azucarera. A los confiteros se les reduce el arancel del azúcar y maquinaria para envolver y empacar confites

A las harineras se les baja los aranceles de las máquinas y aparatos para molienda de cereales

Se reducen los aranceles de la maquinaria y aparatos de panadería, pastelería y galletería, maquinaria para pastas alimenticias

Esta reducción de aranceles tendrá otro impacto muy positivo para las empresas exportadoras, que son grandes generadoras de empleo

Al estimular las importaciones de bienes, en su gran mayoría no producidos en Colombia, aumenta la demanda por dólares y contribuye a frenar la revaluación del peso, que tanto afecta el ingreso de los empresarios y amenaza la generación de empleo

Se estima que el escenario base de la reforma arancelaria aumente la demanda de importaciones en aproximadamente 2.500 millones de dólares.

Cargando