Veintiséis muertos y 24 heridos deja un accidente de autobús en Francia

Veintiséis personas han muerto y 24 han resultado heridas, de las cuales catorce de gravedad, tras el accidente sufrido hoy por un autobús polaco en una zona alpina del sureste de Francia, según un nuevo balance provisional efectuado por los bomberos.

Veintiséis personas han muerto y 24 han resultado heridas, de las cuales catorce de gravedad, tras el accidente sufrido hoy por un autobús polaco en una zona alpina del sureste de Francia, según un nuevo balance provisional efectuado por los bomberos.

Los heridos han sido evacuados por ambulancias y helicópteros a centros hospitalarios de Grenoble.

Las víctimas formaban parte de un grupo de una cincuentena de ciudadanos polacos que regresaban de una visita al santuario alpino de Notre-Dame de la Salette, situado a unos 40 kilómetros al sur de Grenoble y a casi 1.800 metros de altitud, y donde los peregrinos accidentados habían pasado la noche.

Este grupo de peregrinos polacos era originario de la localidad de Skawina, ubicada al sur de Cracovia.

El accidente se produjo en la localidad de Vizille (departamento de Isere), a unos 30 kilómetros de Grenoble.

El autocar al parecer circulaba bastante rápido y tuvo un problema con los frenos, por lo que invadió el carril contrario, fue incapaz de tomar una curva muy cerrada y cayó al lado del torrente La Romanche, tras arrancar el "quitamiedos" de protección de entrada a un puente y caer en el vacío entre 20 y 40 metros.

Esa es la versión que han dado algunos vecinos de la aldea Notre-Dame-de-Mesage que fueron testigos del accidente del autobús, que prendió fuego tras el impacto y quedó completamente calcinado.

Tras el accidente, la carretera nacional N85 (conocida como Ruta Napoleón), en la zona del descenso de Laffrey, quedó cerrada al tráfico en los dos sentidos.

Las autoridades activaron el plan de salvamento e instalaron una capilla ardiente en el lugar del siniestro.

Esta previsto que el primer ministro francés, Francois Fillon, se desplace a la zona esta misma tarde, así como el titular de Transportes, Jean-Louis Borloo, quien ya ha dado ordenes para que se investiguen las causas del siniestro.

El descenso de Laffrey, de unos ocho kilómetros y en línea recta, tiene una pendiente del siete por ciento, por lo que está prohibido a los autobuses que carecen de un sistema especial de frenado.

Está prohibición se decidió tras otro accidente de autobús sucedido el 18 de julio de 1973 casi en el mismo sitio. Se trataba de un autocar belga y fallecieron 43 personas.

Cargando