Juez federal de EE.UU. posterga la sentencia de alias "Sonia"

Un juez federal postergó su decisión sobre la sentencia para la guerrillera colombiana Anayibe Rojas Valderrama, alias "Sonia", al tiempo que la defensa pidió un nuevo juicio

Un juez federal postergó su decisión sobre la sentencia para la guerrillera colombiana Anayibe Rojas Valderrama, alias "Sonia", al tiempo que la defensa pidió un nuevo juicio.

A pesar de la objeción de los fiscales gubernamentales, el juez James Robertson permitió que la abogada defensora Carmen Hernández cuestionara como "profundamente defectuoso" el juicio y afirmara que varios de los testimonios fueron perjuros.

El gobierno de Estados Unidos acusa a Rojas Valderrama, de 39 años, José Antonio Celis y Juan Diego Giraldo de traficar con drogas y de que, siendo miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FRAC), introdujeron en Estados Unidos cientos de kilogramos de cocaína.

En febrero el juez Robertson declaró culpables a los tres por conspiración para la producción, distribución e importación en EE.UU. de más de cinco kilogramos de cocaína.

"Pero hoy, para quienes están listos para salir corriendo con sus (teléfonos) celulares y dar la noticia sobre sentencias, debo decirles que eso no ocurrirá", señaló Robertson en la audiencia en la cual debería haber determinado la extensión de las condenas de prisión.

El juez explicó que recibió recientemente documentación que debe estudiar, y que le llevará un tiempo la decisión sobre "esta sentencia, que es grave e inusitada".

Robertson dijo que la fiscalía no ha presentado "pruebas ni registros del supuesto tráfico de drogas", y preguntó cuáles son las implicaciones diplomáticas del caso y si el Departamento de Justicia ha estado en contacto con el Departamento de Estado sobre el acuerdo que permitió la extradición de Rojas Valderrama a EE.UU. en 2004.

La fiscalía pidió una sentencia de 50 a 60 años para la guerrillera, conocida también como "Sonia" u Omaira Rojas Cabrera.

Los fiscales admitieron que el gobierno no ha presentado pruebas de que las drogas llegaron a EE.UU. y que su caso se apoya en las declaraciones de testigos y "no en pruebas específicas".

La abogada Hernández dijo que todo el juicio "ha tenido fallos estructurales" y que "el examen cruzado de los testigos fue defectuoso".

"En la defensa, nunca en mis 25 años de ejercicio de la abogacía, he tenido tantas restricciones en mi capacidad para representar a un cliente", agregó al respecto.

El gobierno de EE.UU. sostiene que al menos dos "frentes" de las FARC -el grupo guerrillero más grande y antiguo de América Latina- están involucrados en el tráfico de drogas y que "Sonia" controlaba las finanzas de uno de esos frentes.

"Aquí se nos quiere hacer creer que esta mujer, que tiene una educación escolar limitada, de la cual no hay pruebas de que jamás haya salido de Colombia antes de ser extraditada, controlaba la mitad de las finanzas de la droga de las FARC", añadió Hernández.

La abogada agregó que a su cliente "se le quiere imponer una sentencia de prisión que es el doble que la impuesta a verdaderos cabecillas colombianos del tráfico de drogas extraditados a Estados Unidos, juzgados y condenados".

Cargando