Lo más leído

  • Con foto de su parte posterior, Kimberly Reyes habla de sus glúteos
  • ¿Qué le está preparando Gustavo Petro al ex fiscal Nestor Humberto?
  • Jennifer López sorprende completamente desnuda para lanzar nueva canción
  • Luto mundial: Murió Diego Armando Maradona
  • Derrumbe de grandes proporciones provoca cierre de la calzada Bogotá-Tunja
  • Mujer finge ser víctima de robo para sorprender a su esposo siéndole infiel

California se defiende de las lluvias y Texas de las llamas

El azote de las lluvias torrenciales tiene a California en "estado de emergencia" ante el temor de que se repitan las inundaciones de hace un año, mientras los fuegos que azotan Oklahoma y Texas están lejos de ser extinguidos.

El azote de las lluvias torrenciales tiene a California en "estado de emergencia" ante el temor de que se repitan las inundaciones de hace un año, mientras los fuegos que azotan Oklahoma y Texas están lejos de ser extinguidos.

El exceso de lluvia que anegó las tierras californianas durante los últimos días contrasta con la falta de humedad y las altas temperaturas en Texas, Oklahoma y Nuevo México, donde cientos de miles de hectáreas son pasto de las llamas desde el 27 de diciembre.

Se trata de una pesadilla de la que California comienza a salir mientras que en el otro lado del país todavía temen que lo peor está por llegar.

Por primera vez desde el pasado año los cielos californianos comenzaron hoy a dar muestras de ese sol por el que son conocidos.

Una calma que los lugareños aprovecharon para comenzar las tareas de limpieza especialmente en el área vinícola del valle de Napa, donde las lluvias cayeron con especial fuerza.

Los primeros cálculos anticipan unos daños que pueden superar los 100 millones de dólares en el norte de California.

Además, la policía confirmó tres muertes por culpa de los árboles caídos durante las tormentas y una más en Los Angeles en un accidente de tráfico posiblemente propiciado por las lluvias.

El Gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, declaró el lunes el "estado de emergencia" en siete de los condados más afectados para garantizar una mayor rapidez en las ayudas y preparar el área para futuros frentes de tormenta.

"Queremos estar seguros de que no ocurra algo como el Katrina", aseguró el gobernador en referencia al huracán causante de las inundaciones registradas en 2005 por ciudades como Nueva Orleans.

Aunque cientos de hogares se vieron anegados al desbordarse el río Russian, en la pintoresca localidad de Guerneville, los viñedos de esta zona no se han visto afectados por las aguas.

"Las cepas están dormidas y no crecen en esta época del año", aseguró el portavoz de los Viñedos del Valle de Napa, Terry Hall, refiriéndose a los efectos de las aguas en una industria que mueve unos 15.000 millones de dólares anuales en California.

Los dos frentes tormentosos también se dejaron notar con toda su fuerza en el sur de California donde empañaron la celebración del "Desfile de las rosas" y causaron el caos en la zona.

La cabalgata con la que los angelinos dan la bienvenida al nuevo año para celebrar las bondades de su clima se vio pasada por agua por primera vez en medio siglo.

La ciudad recupera hoy su ritmo entre calles cortadas por las hojas de las palmeras caídas con los vientos que contrastan con los árboles navideños arrastrados por las lluvias mientras esperaban su recogida tras servir de decoración en estas Fiestas de Fin de Año.

La humedad y las bajas temperaturas inusuales en la zona contrastan con la sequía y las altas temperaturas que mantienen vivos los incendios en el área de Texas, Oklahoma y Nuevo México.

Aunque los principales incendios se declararon bajo control a última hora del lunes en Oklahoma, la falta de humedad y las altas temperaturas así como los fuertes vientos mantienen la preocupación en un estado donde ya ardieron más de 115.425 hectáreas y 200 edificios fueron pasto de las llamas.

Las mismas condiciones meteorológicas se mantienen en Texas, estado que continúa en alerta con dos destacados incendios en activo en el oeste y que afectan unas 36.450 hectáreas.

Según el Servicio Forestal de Texas, los daños en el estado superan las 87.075 hectáreas de terreno, han ardido 250 hogares y tres personas han muerto desde el comienzo de los incendios.

Otros cuatro incendios afectan el sureste de Nuevo México, donde las llamas arrasaron 21.465 hectáreas y once hogares y obligaron el lunes a la evacuación de entre 200 y 300 personas en el área.

Según el Servicio Meteorológico Nacional, no está prevista la llegada de ningún frente de lluvia en un área que no ha recibido una gota de agua desde el pasado 20 de diciembre.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir