BALANCE DE MUERTES EN COLOMBIA DURANTE 1999.

Un total de 1.863 personas fueron asesinadas en Colombia en 402 masacres perpetradas por los diferentes grupos armados durante 1999, según informó este miércoles la Defensoría del Pueblo.

Un total de 1.863 personas fueron asesinadas en Colombia en 402 masacres perpetradas por los diferentes grupos armados durante 1999, según informó este miércoles la Defensoría del Pueblo.

Un documento del organismo estatal que vela por los Derechos Humanos de los colombianos, precisa que durante este año las masacres de civiles -principalmente campesinos- casi se duplicaron respecto a 1998.

En efecto, el año pasado el número de homicidios colectivos fue de 231 con un saldo 1.336 muertos.

Para efectos del informe, se considera masacre cuando son asesinadas al menos tres personas en un mismo hecho y por el mismo grupo armado.

De acuerdo con el informe de la Defensoría del Pueblo, los grupos paramilitares de extrema derecha fueron en 1999 los mayores responsables de matanzas, atribuyéndoles el 37,8% del total de los 402 casos contabilizados hasta el pasado 21 de diciembre.

Les siguen otros grupos armados no identificados con el 35,7%, las guerrillas izquierdistas con el 16,6%, la fuerza pública con el 2%, en tanto que la autoría del restante 8,9% no se pudo indentificar.

En promedio, en este país que padece una sangrienta guerra interna por el enfrentamiento armado de las guerrillas izquierdistas contra el Estado, y de éstas con los paramiltares, este año ocurrió una masacre por día, y mensualmente 34, puntualizó el documento.

Agregó que igualmente en promedio fueron asesinadas 5 personas diariamente en casos de masacres, y que estas ocurrieron en 29 de los 32 departamentos del país.

El departamento de Antioquia (noroeste) fue el que presentó el mayor número de masacres, con 108, que dejaron 465 muertos; seguidos en su orden por el departamento del Norte de Santander (noreste) con 30 casos y 195 víctimas; y el del Valle (suroeste), con 28 casos y 102 muertos.

La Defensoría del Pueblo no precisó en su informe si todas las masacres ocurridas este año o cuántas de ellas fueron producto directo del conflicto armado que padece el país.

Por su parte, en otro informe divulgado también el miércoles por el consejero gubernamental para la seguridad y la convivencia ciudadana, Gonzalo de Francisco, indicó que Colombia registró este año unas 23.000 muertes violentas, de las que 8.000 fueron cometidas en el marco de la guerra de guerrillas.

Esa cifra, "similar a la que se registró en 1998", convierte a Colombia (40 millones de habitantes) en uno de los países más violentos del mundo, dijo el funcionario.

Según de Francisco, 15.000 homicidios se registraron en el marco de la violencia común que afecta de tiempo atrás a las ciudades colombianas.

El responsable gubernamental señaló que "es muy difícil" determinar con precisión cuántos homicidios se produjeron en el marco del conflicto armado, porque, según explicó, los rebeldes izquierdistas y los paramilitares "cometen asesinatos que muchas veces no reivindican".

Según un informe divulgado la semana pasada por el Ejército, los guerrilleros y los paramilitares mataron entre enero y noviembre de este año a 1.538 civiles, lo que equivale a un promedio de cuatro por día.

Los militares afirmaron que los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista) asesinaron a 864 personas, entre ellas tres activistas estadounidenses que defendían a los indígenas del país sudamericano.

El informe castrense señaló que los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC, extrema derecha) mataron a 674 civiles.

La "guerra" que libran los guerrilleros y los paramilitares incluye ataques contra campesinos y otros civiles ajenos al conflicto, pero que cada banda percibe como aliados del rival.

De acuerdo con la Iglesia católica, esa "guerra" se ha intensificado y degradado en las regiones donde la presencia del Estado es débil o inexistente.

El gobierno del presidente colombiano, Andrés Pastrana, lleva a cabo una negociación de paz con las FARC e intenta atraer a la mesa de conversaciones al ELN.

Las AUC han dicho que cesarán su lucha contraguerrillera cuando las FARC y el ELN abandonen las armas.

Cargando