El sabor de Colombia

Navegación en el Río Magdalena, una historia para recordar

En 1920 Colombia contaba con hidroaviones acuatizando sobre el río Magdalena.

Bongo con su tripulación y pasajeros sobre el Río Magdalena /

Colombia cuenta hoy con un proyecto turístico que busca tener un crucero por el Río Magdalena. Metropolitan Touring, empresa modelo de turismo sostenible a nivel mundial, Cormagdalena, Procolombia y el Ministerio de Industria comercio y turismo con el Viceministerio del Turismo trabajan para que este proyecto sea una realidad en un futuro cercano.

La historia de la navegación del Río Magdalena es apasionante, porque es un río que está altamente ligado a los colombianos desde tiempos prehispánicos.

El río recorre 129 municipios, 13 departamentos y 1540 kilómetros. / Mr Pérez on Foter

Para el historiador e investigador de la Universidad Nacional, Arnovy Fajardo Barragán, la noticia de tener una ruta fluvial por el río es muy positiva, no solo para potencializar el turismo, sino para el desarrollo de cada región alrededor del río.

En la época de los indígenas, el río era utilizado como medio de comunicación o encuentro entre las comunidades indígenas ribereñas y aquellas del interior, era la zona de intercambio comercial.

La articulación entre el Caribe y Santa Fe de Bogotá fue más estrategia de los españoles articulando los puertos de Santa Marta y Cartagena con la sede política del país. En este recorrido primero utilizaron a los indígenas y luego a los esclavos africanos, afirma el historiador Arnovy.

Otro dato importante para hacer historia con la navegación del Río Magdalena, es que jugó un papel importante en la nación con su sistema de correo, el cual circulaba por el río.

Se proyecta la ruta turística fluvial estará funcionando a finales de 2022, con un recorrido de 145 kilómetros. / Wunderstock (Chilangoco)

En cuanto al diseño de las embarcaciones se puede hablar de lanchas pequeñas que se desplazaban con mayor rapidez que aquellas de mayor tamaño en donde había la posibilidad de más pasajeros y tripulantes, pero podían tardar hasta 2 meses en llegar a su destino. Los Champanes, nombre que se les dio a algunas canoas eran guiadas por los bogas, hombres fuertes que sabían enfrentar las dificultades que se presentaban en estos largos viajes.

Después de la independencia se buscan otras regiones del país para hacer las escalas del Río Magdalena: Girardot, Puerto Berrío, Puerto Boyacá, Puerto Salgar, poblaciones como Tamalameque y Barrancabermeja, entre otras. Durante varios siglos la navegación fue evolucionando.

Navegar el Río Magdalena ofrecía toda una muestra de encantos naturales y de costumbres de cada región por donde se transitaba, pero su navegación no era la más fácil, sobre todo en la época de calor cuando se secaba el río los buques de vapor enfrentaban algunos inconvenientes algunas veces hasta quedar varados. Además de la presencia de animales como caimanes o la picadura de zancudos y que decir de la fiebre palúdica, que podía causar la muerte.

Para el historiador Arnovy Fajardo, cada época de la navegación del río trae su importancia, pero para él la época de oro fue ver el desarrollo del país que a finales de siglo XIX y mitad del siglo XX, en las décadas de 1920 y 1930, contaba no solo con los buques de vapor también con los hidroaviones que acuatizaban en el Río Magdalena fue un gran desarrollo para el país.

Arnovy Fajardo Barragán en El Sabor de Colombia de Caracol Radio.

 

 

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir