Hora 20

Diálogo directo: ¿se desbloquea el paro?

Analistas plantean propuestas para que el diálogo no se dilate y sea incluyente y democrático.

La tercera semana de protestas inicia con la respuesta del presidente Iván Duque al comité del paro de aceptar un diálogo directo con ellos. Frente a esto, sus líderes respondieron que mantienen la fecha del miércoles para un nuevo paro, aunque aceptaron sentarse este martes a dialogar.

El presidente acogió, así, la petición de un diálogo directo para discutir los 13 puntos del pliego de sindicatos, estudiantes y otros sectores sociales a cambio de que suspendan las protestas del miércoles.

Y mientras Diego Molano, uno de los coordinadores temáticos del gobierno, y el embajador Angelino Garzón han tendido puentes con los voceros de la protesta, la ministra del Interior publicó una serie de trinos con la etiqueta No Pudieron, que han sido cuestionados.

Desde su cuenta personal la ministra Gutierrez escribió: “¿A quién le queda duda de la estrategia para derrocar al gobierno? Convocaron un paro basado en mentiras. #NoPudieron”… “Sembraron pánico con falsas denuncias de ataques a la comunidad. #NoPudieron”.

Este paro también ha abierto el debate sobre si los líderes del paro representan al resto de los colombianos sin partido, a los desempleados o a los independientes, algo de lo que discutimos el viernes y que hoy personas de la academia como Jorge Orlando Melo abordan con reflexiones como esta:

“No sé si es una falsa impresión, pero mientras salen a marchar miles de jóvenes, los dirigentes que negocian siguen siendo en su mayoría los mismos (viejos?) de siempre. ¿Machismo, clasismo, burocracia?”.

Algo similar plantea el editorial de El Espectador de ayer, que habla de anacronismo y egoísmo y sobre lo cual afirma que “El malestar no se calmará con tres días sin IVA, ni con líderes sindicales que permanecen en una retórica caduca y cortoplacista”.

El cómo

Según Juanita Goebertus, representante a la Cámara por el Partido Verde, si se pretende desde ambos lados de la mesa imponer los 13 puntos de los dirigentes del paro y los seis de los ejes del gobierno, no vamos avanzar hacia un acuerdo.

Advierte que le sorprende de las palabras del coordinador temático Diego Molano que insista en que es un diálogo paralelo.

En palabras de Miguel Gómez, economista, analista y consultor, el gobierno debería plantear una agenda, no tenerle miedo a ello y decir que hay puntos que no se pueden negociar

Asegura que uno de los puntos que no se pueden negociar es el desmonte del Esmad.

Uno de los caminos que plantea Alejandro Santos, director de Semana, es empezar a cerrar los temas de la agenda, los más sensibles, teniendo en cuenta que no se pueden ahondar todos los propuestos, en un proceso que se debe abordar de manera más democrática.

El periodista dice que una de las cosas que preocupan es la visión totalizante de refundaciones de la democracia.

Y advierte que no se puede negociar de espaldas a la institucionalidad así haya en la calle un sentimiento antiestablecimiento.

Gabriel Silva, ex ministro de Defensa y columnista, asegura que inviten a un partido político de manera segmentada a la conversación, no es una presencia institucional.

“El Congreso debe estar representado a través de los partidos o movimientos”, considera.

 

 

 

Cargando