Hora 20

Balance de la jornada del N-21

Hay consenso sobre la necesidad de avanzar hacia un diálogo social para buscar salida a los problemas represados no atendidos.

Esta noche en Hora 20, el balance de la jornada del paro nacional que se desarrolló de manera pacífica en la mayoría de ciudades, pero que se vio empañada por hechos aislados protagonizados por vándalos en algunas partes.

Una jornada de dos momentos: unas marchas organizadas y ejemplares hasta las primeras horas de la tarde, enviando un mensaje de inconformismo, y unas acciones vandálicas al caer la tarde, ajenas a las marchas. Hay videos de excesos de jóvenes pero también del Esmad como la agresión en la cara a una joven en la Nacional.

Las cifras del gobierno reportaron 36 capturados, 42 heridos, de ellos 32 en Cali; 36 vehículos vandalizados, 8 estaciones de servicio público atacadas en Cali y Bogotá.

Una de las ciudades donde más hubo problemas por saqueos y asaltos a negocios fue Cali, donde se decretó el toque de queda a partir de las 7 de la noche.

En Bogotá hubo enfrentamientos con reductos de violentos en la Plaza de Bolívar y ataques a estaciones de Transmilenio en la Nacional. Al mediodía enfrentamientos de estudiantes con el Esmad en Suba, la avenida Ciudad de Cali y la avenida Eldorado donde fue neutralizado la marcha que buscaba llegar al Aeropuerto. Pero hubo ciudades ejemplares como Medellín, Barranquilla, Cartagena y Villavicencio.

Diálogo necesario

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, dijo en Hora 20 que se evalúa la participación de los grupos JM19 y AK en los desmanes posteriores a la marcha.

Dijo que lo que sucedió al finalizar la tarde no fueron hechos de la protesta sino hechos vandálicos que llevaron al caos en Bogotá y Cali.

En su balance de la marcha, la alcaldesa Claudia López pone de presente que hay un malestar de fondo en la ciudadanía que hay que escuchar, atender y solucionar.

Pidió al presidente Duque no arrinconarse ni estar a la defensiva y más bien buscar soluciones prontas.

Jorge Enrique Bedoya, presidente del Consejo Gremial Nacional, considera que lo que está pasando en el país no es solo un asunto de gobierno, sino también del Congreso y de los sindicatos que deben buscar salidas de consenso.

Aseguró que la jornada de protesta deja un balance positivo de protesta saludable para el país, incluido el cacerolazo.

Para Lucho Garzón, ex alcalde de Bogotá y ex ministro, está quedando en evidencia que el gobierno tiene muy poca capacidad de autocrítica.

“La sensación de miedo de la gente y la falta de liderazgo nos puede llevar a que haya reacciones malucas. No siento un liderazgo fuerte”, dijo.

El líder estudiantil Alejandro Palacio, presidente de Acrees, considera que el presidente Duque no le debe temer a la protesta y mirar a fondo los temas que llevaron a la protesta.

Dijo que no se puede permitir que lo que ocurrió en la noche de este jueves le quite la importancia a la marcha de la ciudadanía.

 

 

 

Cargando