Hora 20

Un año de la consulta anticorrupción: ¿un esfuerzo perdido?

El balance que hacen los analistas es agridulce, pero destacan el hecho de que hubiera entrado a ocupar un lugar importante en la agenda del país.

Uno de los temas centrales de Hora 20, el año de la consulta anticorrupción del cual hoy se hacen balances y se pasan cuentas de cobro.

Hacen un año más de 11 millones 600 mil colombianos dijeron sí a esa convocatoria, pero no alcanzaron el umbral de los 12 millones.

Las cifras del balance lo dicen todo. De los siete puntos de la consulta, hay uno solo aprobado, tres están en trámite, y el resto quedaron hundidos.

Pasó el que ordena la rendición de cuentas de los congresistas. Se hundió el que rebajaba el salario de los congresistas. Se ahogó en Cámara porque hubo 37 impedimentos en Comisión.

Están en trámite el que consagra el diseño de pliegos tipo –le falta un solo debate, pero hay alertas-- y el que ordena que se haga pública la declaración de renta y bienes de los congresistas y de sus familias.

El de acabar la casa por cárcel para los corruptos se hundió en cuarto debate en Cámara, pero avanza uno similar de la Fiscalía que van e mitad de los debates. Y hay otro nuevo de un grupo de congresistas.

Nunca hubo debate para el que ponía límite a los periodos de los elegidos y el que consignaba la participación ciudadana en los prepuestos.

Ante la falta de los votos para que la consulta fuera de obligatoria aprobación, el presidente Duque se comprometió a impulsarlos en el Congreso, pero faltó voluntad política para el trámite.

En un año, hemos sido testigos de escándalos como los que se han denunciado en el Ejército, los de capacitación en inglés que llevaron a la suspensión del gobernador de Norte de Santander, la corrupción judicial en varios frentes, la detención del contralor de Antioquia y del alcalde de Quibdó, y muchos otros etcéteras.

Pérdidas y ganancias

Una de las conclusiones de Angélica Lozano, senadora de la Alianza Verde que impulsó la consulta anticorrupción, es que estamos en una etapa de madurez como sociedad, que se une para estos propósitos a pesar de las diferencias.

Dice que los votos de la consulta son un logro de propósitos comunes del país.

Dentro de las tareas por hacer Luis Felipe Henao, abogado y ex ministro, señala que no hay una fórmula mágica para enfrentar la corrupción ni se arregla con una ley, en la que el crimen evoluciona con cada nueva normas que se expida, sino con estrategias integrales.

En su balance de un año, dice que se ganó con una alta votación, pero se pierde con los corruptos que siguen afectando los recursos públicos.

“Hay que usar la bandera anticorrupción para fortalecer las instituciones, no para desprestigiarlas. El mensaje no debe ser populista si no popular”, para convencer a la gente.

Para Diego Molano, concejal de Bogotá por el Centro Democrático, la lucha anticorrupción pasa por una profunda reforma a la justicia que se ha visto envuelta en el debate los escandalosos vencimientos de términos de persona señaladas de actos de corrupción.

Asegura, ante la oposición a los proyectos de la consulta, que hay partidos que no se quieren reformar y eso obliga a una presión ciudadana, y a elegir muy bien en las urnas.

Defiende al Gobierno y sostiene que el presidente Duque está comprometido desde un comienzo, con voluntad política.

Para María Alejandra Villamizar, periodista, experta en temas de paz, la excesiva judicialización nos ha llevado a que todo tenga cárcel y eso impide que fluyan los poderes para hacer su tarea.

“Es necesario el ejercicio de creer en la justicia y de tener confianza en ella. Expandiendo el concepto de la corrupción, llevarlo a otros sectores, más allá del Congreso, promover un cambio cultural”, considera.

Cree que el país de la ilegalidad se está tomando el resto del país con más estrategia y con un mensaje negativo en el que al corrupto no le pasa nada.

 

 

Cargando