Educación en el agro

Cultivos agroecológicos y economía familiar, apuesta de la U. de Caldas

La institución presta apoyo a los procesos agroecológicos para potenciar el emprendimiento de quienes se dedican a una producción sustentable y sana.

Cada tercer sábado de mes llegan a la Universidad de Caldas campesinos de toda la región y productos de diferentes partes de Colombia, que buscan abrirse un espacio en la despensa de los múltiples visitantes que acuden a estas ferias donde la condición primordial es la producción amigable con el medio ambiente.

Uno de los promotores de este evento es José Humberto Gallego Aristizábal, director del Jardín Botánico del alma máter, quien dice que la institución viene prestando apoyo a todos estos procesos agroecológicos para potenciar el emprendimiento de las familias y comunidades que se dedican a realizar una producción sustentable y sana de alimentos, ya que no se usan pesticidas o precursores químicos.

Señala que todo nació en el 2014 cuando fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas como el año de la agricultura familiar. Desde Manizales se hicieron las gestiones y convocatorias para fundar una red nacional que reúne a diferentes gremios dedicados a estas labores, con el objetivo de recuperar la historia y la tradición cultural del cultivo de ciertos alimentos que tienen la tendencia a desaparecer, y que son producidos sin ninguna clase de contaminación para el control de plagas, como se hacía hace 60 años, cuando aún no se practicaba la agricultura industrial con pesticidas ni transgénicos.

Recuerda que las fincas antes eran multidiversas pero ahora solamente existen monocultivos, por lo que se brinda capacitación a las personas para la preparación de compost o abonos orgánicos, así como el control de los agentes patógenos como insectos no matándolos sino despistándolos mediante la alelopatía, contribuyendo así a una simbiosis de la naturaleza.

Aclara que no hay una alta rentabilidad económica de acuerdo a un enfoque capitalista, sino que la producción es sostenible en el tiempo, porque no se basa en una agricultura extractiva sino solidaria con el planeta, el único hogar que tenemos, y que ya no resiste más porque se está acabando.

Cargando