Conozca cómo crear un buen hábito de cuidado para la piel

El cáncer de piel se adquiere en edades tempranas, por lo que debe inculcarse la protección desde los más jóvenes y así prevenir esta enfermedad.

La mayoría de los padres de familia son conscientes de que la protección de la piel es algo que requiere atención, cuando se está en climas cálidos o en época de vacaciones. Sin embargo, proteger la piel de los niños debe ser una constante de todos los días, pues parte de la actividad en los jardines infantiles y en los colegios transcurre al aire libre, ya sea durante los descansos o en las clases de educación física.

De hecho, en climas fríos hay mayor riesgo de quemaduras por exposición solar, ya que por la altitud los rayos ultravioleta tipo A y tipo B –no se perciben– siempre están penetrando las capas superficiales de la piel, y con el tiempo es que se dan los cambios visibles de afectación.

 Por lo anterior, los padres de familia y cuidadores no sólo deben asegurarse que sus hijos tengan la debida protección solar cuando van al jardín o al colegio, sino ayudar a sus hijos a adquirir un hábito para toda la vida.

De acuerdo con la doctora María Cristina López, cirujana plástica y oncóloga de la Clínica del Country, “el cáncer de piel tiene una relación directa con la exposición al sol en diferentes momentos de la vida, pero lo que más hace aparecer esta enfermedad son las quemaduras que se adquieren en la infancia”.

Las quemaduras solares sufridas en los primeros 10 años de vida predisponen a la aparición muchos años después, en la vida adulta, de un tumor llamado melanoma maligno; las quemaduras solares sufridas en los primeros 19 años de vida predisponen al tumor más frecuente de la humanidad, que se llama el carcinoma basocelular; el carcinoma escamocelular, que se da por el daño solar de manera continua, genera un daño acumulativo. Es decir en los niños no aparecen las lesiones cancerígenas, pero en la infancia es que se adquiere el riesgo para la aparición de cáncer de piel en la vida adulta.

 ¿Cómo prevenir el cáncer de piel desde los primeros años?

El sol es necesario para que el cuerpo metabolice el calcio, así como los beneficios para los niños de hacer actividades al aire libre. Sin embargo, hay que hacerlo con precauciones pues las quemaduras solares son las que desencadenan el cáncer de piel en el largo plazo. Algunas medidas de prevención son:

  • · Enseñar a los niños a que tengan una rutina diaria, igual que el lavado de dientes. Usar bloqueador solar, un factor de protección mínimo de 30 o 35 en adelante. La selección de un protector solar debe hacerse de acuerdo al tipo de piel, pues no es lo mismo lo que requiere un niño a lo que requiere un adulto.
  • · Reforzar la protección con medidas como sombreros, gorras, gafas, ropa de colores opacos y de manga larga.
  • · Durante los fines de semana, evitar o reducir el tiempo de exposición al sol en las horas que más hay radiación, es decir, entre 10:00 a.m. y 3:00 p.m.
Cargando