Absuelven y ordenan libertad a condenados por desplome de Edificio Space

La decisión fue tomada al resolver un recurso de casación y considerando que la familia Cantor recibió la totalidad de la indemnización.

Al resolver un recurso de casación, la Corte Suprema de Justicia absolvió a Pablo Villegas Mesa, María Cecilia Posada y al ingeniero Jorge de Jesús Aristizábal Ochoa, todos tres condenados por la muerte de Juan Esteban Cantor tras el desplome de la torre seis del edificio Space en Medellín.

En este caso el alto tribunal revocó las condenas al considerar que los implicados pagaron la totalidad de la indemnización a la familia del joven Cantor quien justo en el momento de la caída de la estructura estaba en la zona de parqueaderos.

“Declarar extinta, por indemnización integral, la acción penal adelantada por el homicidio culposo de Juan Esteban Cantor Molina”, dice la decisión de la Corte.

La decisión fue emitida en primera instancia el 22 de enero de 2018 y confirmada en segunda instancia por el Tribunal con condenas que no superaban los cinco años de prisión.

El señor Pablo Villegas, entonces representante legal de la firma Constructora Lérida CDO S.A., encargada de gerenciar la obra; había sido condenado a 50 meses de prisión; Jorge Aristizábal, ingeniero estructuralista del proyecto edificio Space, encargado de coordinar el diseño de la construcción, sentenciado a 51 meses de prisión, mientras que María Cecilia Posada Grisales, ingeniera directora de obras, tenía una condena en su contra de 49 meses. Todos con el beneficio de casa por cárcel

En este caso la defensa solicitó a la Corte resolver la casación bajo los parámetros de justicia restaurativa considerando que habían llegado a un acuerdo económico con la familia del joven Cantor a lo cual finalmente accedió la corporación.

“Dentro de los procesos penales en cierto delitos y bajo ciertas circunstancias existen posibilidades de acercamientos entre las partes que se conoce como justicia restaurativa y eso es algo de lo que nos acogimos en el presente caso”, explicó Federico Londoño, abogado de la familia Cantor.

Sobre los términos en los que se dio la negociación y el monto que recibió la familia, el abogado Londoño explicó que se trata de información que quedó bajo cláusula de confidencialidad.

“Los términos del acuerdo de la negociación, de qué pasó y como pasó, además de montos y demás detalles, están sometidos a cláusula de confidencialidad. Pero podemos decir que es un tema de una estrategia procesal permitida por la norma”, concluyó el jurista.

En consecuencia la Corte ordena la libertad inmediata e incondicional de los tres absueltos.

LA CAÍDA DEL SPACE

El 12 de octubre del año 2013, 12 personas murieron por aplastamiento luego de que se desplomara la torre seis del edificio Space de Medellín, que por fallas estructurales ya había sido evacuado.

La única víctima fatal, residente del edificio, fue Juan Esteban Cantor, de 23 años, que en el momento del desplome estaba sacando algunos objetos de su vehículo, mientras que los otros 11 eran obreros que hacían trabajos relacionados con las fallas en la estructura.

El proceso penal se adelantó solo por la muerte de Cantor luego de que su familia decidiera llevar a juicio a los responsables y en consecuencia negarse, en ese momento, a recibir indemnización hasta tanto hubiera condenas contra los responsables.

Mientras que los familiares de las otras 11 personas muertas fueron indemnizadas de manera integral por la firma constructora, por lo que la Fiscalía precluyó la investigación por esos homicidios.

LAS FALLAS

Durante el juicio la Fiscalía demostró que hubo violación al deber objetivo de cuidado por parte de diseñadores y constructores de la obra siniestrada.

Según el informe técnico presentado por la Fiscalía, hubo más de 6 mil errores en la construcción del edificio Space, incluso desde las etapas de diseño y cálculo. También hubo graves fallas en la utilización y mezcla de los materiales.

La sentencia condenatoria advierte que los responsables de la obra faltaron al deber objetivo de cuidado en temas tan importantes como el diseño y los cálculos estructurales, la escogencia de los materiales de construcción y las normas de seguridad del edificio desplomado.

Las pruebas obtenidas por el organismo investigador, demostraron que el edificio fue diseñado sin el respeto por las normas de sismorresistencia expedidas en los años 1998 y 2002. Esto “lleva a concluir que si se hubiera dado un sismo, el edificio no hubiese aguantado”, enfatiza el informe de los peritos.

De la misma manera, hubo un cálculo erróneo en materia de soporte del peso. Se planearon 22 pisos y fueron construidos 26.

Semanas después de la inesperada caída de la torre, todo el edificio fue sometido a implosión controlada y en la actualidad los propietarios de los apartamentos siguen reclamando reparación económica. 

 

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir