Crímen

Asesinan a menor venezolana en estado de embarazo en Villa de Leyva, Boyacá

Van 3 mujeres asesinadas en menos de una semana en Boyacá: la nueva víctima es una menor venezolana de 17 años, su familia busca cómo repatriarla.

Tragedia tras tragedia en Boyacá, durante esta semana van tres mujeres asesinadas: dos en el municipio de Tunja y una en el de Villa de Leyva.

La primera víctima fue María del Carmen Arias Aponte, una comerciante informal asesinada en el barrio Ciudad Jardín, al sur oriente de Tunja al parecer por su compañero sentimental, un ciudadano venezolano de quien se desconoce su paradero y a quien buscan las autoridades.

La segunda víctima fue Luz América Ovalle, una profesora pensionada asesinada en el Conjunto Cerrado Mirador del Oriente, en un sector residencial oriental de Tunja; su presunto victimario fue su propio hijo en condiciones que son evaluadas aún por la justicia, toda vez que el asesinato se habría provocado como resultado de problemas clínicos mentales por parte del aparente homicida.

Este viernes, se espera que se pronuncie Medicina Legal frente a la situación psicológica del hijo de la víctima, presunto autor del crimen, identificado como Daniel Fernando Hamón Ovalle quien permanece bajo la custodia de la Fiscalía.

La tercera víctima es Yorelis del Valle Oliveros una adolescente venezolana de 17 años en estado de embarazo, a quien asesinaron a golpes y estrangulada en Villa de Leyva. La mujer desapareció en Villa de Leyva (Boyacá), luego de llevarle el almuerzo a una de sus hermanas que trabaja en un hotel del municipio, y posteriormente fue hallada muerta a la altura del sector turístico del Valle de los Dinosaurios, en una zona solitaria vía a Sáchica.

La muerte de mi hermana fue demasiado cruel; a ella la encontraron estrangulada con una pita. Es un doble homicidio, y la verdad no entendemos por qué la asesinaron, nos duele mucho esto, porque ella no merecía morir así. Somos migrantes, pero trabajadores, no le hemos hecho daño a nadie”, sostuvo Luis Enrique Oliveros, hermano de la víctima.

El drama de esta familia de migrantes venezolanos, se agudiza porque no tienen cómo repatriar el cuerpo hasta Venezuela, Luis Enrique Oliveros, hermano de la víctima, dijo que incluso la alcaldía de Villa de Leyva, le cerró las puertas.

“Cuando las autoridades nos informaron sobre esta tragedia de la cual no nos reponemos, empezamos a avanzar en los tramites de la repatriación, ya que no tengo los recursos necesarios para su funeral, y menos para devolverla a Venezuela, y no tenemos ningún tipo de ayuda. Tenemos que llevarla hasta el estado de Anzoátegui, y al municipio de Naco. Son 40 horas de carretera, me cobran de Tunja a Cúcuta (Norte de Santander)  2 millones 500 mil pesos, y de Cúcuta a Naco, un millón 500 mil pesos, que yo no los alcanzo a tener; le pedimos ayuda, a través de una carta al alcalde de Villa de Leyva, señor Víctor Forero, y nos dijo que no tiene plata, y que debíamos ver nosotros cómo resolvíamos nuestro drama”, dijo Oliveros.

La colonia de venezolanos en Boyacá se unió y junto con Defensoría del Pueblo, intentan recolectar el dinero necesario, y juntar los documentos obligatorios, para que el trámite de repatriación, se agilice.

"Este es un doble crímen, y no sería raro que haya sucedido por xenofobia, o que estemos frente a un caso nuevo de feminicidio; la familia de estos migrantes ya llevaba un año acá en Colombia. Estamos haciendo lo que más podemos con los contactos que tenemos con las autoridades competentes, tanto de Colombia como de Venezuela, para que haya un amparo para esta familia, para que se reúnan los recursos para repatriar el cuerpo de la menor", explicó Anny Uribe, fundadora del Refugio de migrantes venezolanos más grande de Colombia, ubicado en Tunja (Boyacá).

Mientras el cuerpo de Yorelys se encuentra en Medicina Legal de Tunja, los familiares de la adolescente venezolana le piden a las autoridades colombianas que esclarezcan este doble homicidio, pues la víctima tenía 5 semanas de embarazo.

La investigación del caso continúa por parte del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía General de la Nación, para esclarecer el hecho, y para determinar quién o quiénes son los homicidas.

 

 

Cargando