Condenan a alias Aguilar, por homicidios y desapariciones en la Comuna 13

Está señalado como cabecilla paramilitar que llevó el terror criminal a esa zona de la ciudad

El Juzgado Segundo Penal del Circuito Especializado de Medellín condenó en sentencia anticipada, a una pena de 26 años de prisión, al excabecilla del bloque Cacique Nutibara de las Autodefensas, Jorge Enrique Aguilar Rodríguez, alias Aguilar, de 41 de edad.

Fue procesado y enjuiciado por 10 delitos de homicidio en persona protegida y 8 desapariciones forzadas, hechos cometidos en la Comuna 13 de Medellín entre los años 2001 y 2005.

El procesado aceptó ante la Fiscalía General de la Nación su participación en la desaparición de Árlex Édison Guzmán Medina, Édgar López Celis, Bernardo Aníbal Cañas Ossa, Ermey Gregorio Mejía Gómez, Danny Ferney Quiroz Benítez, Blanca Lilia Ruiz Marín, Edwin Antonio Salazar Granada yJohn Fredy Sánchez Castrillón.

Los delitos fueron cometidos entre el 16 de octubre y el 18 de diciembre del año 2002, en los barrios San Javier, Cuatro Esquinas, El Salado, 20 Julio e Independencias I, II y III.

También asumió la responsabilidad criminal por 10 delitos de homicidio en persona protegida, concierto para delinquir agravado en calidad de cabecilla y reclutamiento ilícito de menores.

De acuerdo con la versión entregada por el procesado, las conductas delictivas fueron cometidas cuando hizo parte de los bloques Cacique Nutibara y Héroes de Granada de las autodefensas.

Explicó además que las desapariciones fueron ordenadas por alias King Kong y que la mayoría de los cadáveres de las víctimas fueron inhumados en un sitio de la zona, conocido como La Arenera.

Operación Orión

Según el procesado Aguilar Rodríguez, “durante la llamada Operación Orión efectuada en el año 2002, miembros de las Fuerzas Militares entregaron a las autodefensas a numerosas personas señaladas como miembros de la guerrilla, para que fueran ejecutadas y desaparecidas, aunque no entregó nombres o identidades de los agentes del Estado que habrían participado” en esos crímenes.

Según el fallo, el sentenciado deberá pagar una multa de 24.303 salarios mínimos legales mensuales vigentes para la época de los hechos.

Cargando