Cerca de 5.000 estudiantes en el limbo por crisis en la U. Autónoma

La Institución completa dos meses en huelga, tras no pagar una deuda que oscila entre los $13.000 y $16.000 millones.

La Fundación Universidad Autónoma de Colombia, ya está planteándose vender sus activos, como solución extrema para una crisis que entró en una fase definitiva hace casi dos meses y de la que hemos venido informando.

Caracol Radio confirmó que, ante las protestas de los organizadores de las huelgas recientes, para que aparezcan los dineros de las matrículas, los directivos de la universidad citaron a una Asamblea Extraordinaria para el jueves de la próxima semana, en la que se determinaría el rumbo de la institución.

Eduardo Hoyos presidente Fundación Universidad Autónoma de Colombia: “Más del 45% de nuestros activos fijos están precisamente en esa condición de que no son productivos y la capacidad instalada que tenemos en este momento es la capacidad que da para el doble de los estudiantes que tenemos en este momento. Hay unas serie de cosas que ya inclusive venimos trabajando y por supuesto también tenemos que afinar la planta de personal”.

La institución dice que está concretando la venta del 45% de sus bienes (parqueaderos y edificios), los cuales consideran son improductivos a la fecha, pues llevan más de 10 años sin ser utilizados, además de realizar algunos préstamos y buscar aliados estratégicos que aliviarían la crisis. Lo que parece más grave es que también hablan de disminuir la planta docente, sobre lo que muchos maestros creen que puede ser una represalia a quienes han impulsado la protesta.

Desde el 20 de mayo del presente año, profesores y trabajadores de la Fundación Universidad Autónoma de Colombia iniciaron una huelga que mantiene cerrada las instalaciones de la institución de forma indefinida, debido a la deuda que estaría entre $13.000 y $16.000 millones, acumulada por la falta de pagos, retrasos que se registran desde el mes de enero.

La situación de esta universidad cada día se hace más complicada; tras muchas reuniones, los 4.600 estudiantes inscritos siguen en el limbo y el déficit por más de $50.000 millones va en aumento, y lo que es peor sin una solución inmediata.

Es lo que afirma el docente de la institución Luis Felipe Millán, “En absoluto no hay nada porque la Universidad nunca hizo la propuesta de más de los $350 millones que en estos momentos ya no existe, porque sencillamente los han venido gastando en otros menesteres. Mientras no haya una buena propuesta de pago y una línea de tiempo para el pago de salarios yo pienso que no hay solución posible”.

Lea también: MinEducación ordenó vigilancia especial para la U. Autónoma sede Bogotá

Hay grupos tanto de estudiantes como de docentes que piden un cambio de administración en la universidad para realizar una nueva negociación, además que señalan que los actuales directivos sólo les interesa “lucrarse y llenarse los bolsillos”.

El desespero en la búsqueda de una solución ha llegado a tal punto que un par de estudiantes, (David Santiago Sanabria de noveno semestre y Carlos Andrés Torres sexto semestre de Derecho) ya completan dos semanas encadenados a las afueras de la sede principal de esta institución, exigiendo a la actual junta directiva que renuncie.

Creemos que hubo un desvío de recursos de la plata de nuestras matrículas, entonces estamos esperando las investigaciones del Ministerio de Educación, por medio de la Subdirección de Inspección y Vigilancia, y el inspector in situ designado. Hemos pensado que a la administración no le importamos porque ni a los estudiantes les da la cara, ni le importa que estemos aquí ya dos semanas encadenados a las puertas de la Universidad”, aseguraron los estudiantes.

Como respuesta a la creciente crisis el pasado 7 de junio el Ministerio de Educación designo a un inspector Insitu, que se encargaría de la vigilancia especial, además de garantizar que la universidad no genere afectaciones graves a la calidad en la prestación del servicio a sus alumnos, pero, al parecer no ha funcionado muy bien o al menos eso señalan los implicados.

Lea también:  Sobrecostos en la compra de sillas para la Universidad Distrital

Cargando