La incertidumbre de la ‘Nueva Esperanza’ en el sur de Bogotá

El asentamiento ilegal más grande de Bogotá tiene que reubicarse por estar en zona de alto riesgo.

En el barrio Caracolí, localidad de Ciudad Bolívar, está el asentamiento ilegal más grande de Bogotá, 640 familias llegaron hace cinco años a esta ladera que bautizaron como Nueva Esperanza, son personas de todas partes del país que llegaron a este sitio desplazados por la violencia.

El Gobierno de Bogotá, a través de la Caja de Vivienda Popular, censó estas familias para darles una oferta de vivienda en otros proyectos de vivienda de la ciudad ya que esta zona está en alto riesgo por su inestabilidad.

Vea también: Investigan muerte de mujer en Clínica Estética de Bogotá 

Yo llegué acá hace cinco años, llegamos desplazados por la violencia, sabemos que es peligroso vivir en esta zona pero por eso esperamos que el proceso con el distrito de buenos resultados para que podamos tener una vivienda nueva”, Esperanza Camargo, habitante de la zona.

De las 640 familias caracterizadas por lo menos 580 ya tienen adelantado el papeleo para recibir una vivienda nueva en proyectos que habilitó el Distrito en las localidades de Bosa y San Cristóbal, sin embargo, a la fecha el número de familias creció a casi 1200 y muchas personas que no alcanzaron hacer estos trámites piden que se haga un nuevo censo.

Lo que queremos es que vuelvan a establecer cuantas familias somos porque la verdad somos mucha más gente y si nos sacan de acá no tenemos adonde ir”, manifestó Alejandro Robles, líder comunal del sector.

Vea también: En más del 60% aumentan los casos de desnutrición en niños de Bogotá 

A pesar de que toda esta ladera hace parte de la localidad de Ciudad Bolívar hay otro terreno que pertenece al municipio de Soacha donde las familias también tendrían que desalojar por el riesgo que representa vivir en esta zona, sin embargo, el futuro de estas personas es incierto.

Ya tenemos 60 familias que salieron del territorio, de hecho, hay viviendas que ya fueron demolidas son personas que se acogieron a la oferta de la Caja de Vivienda”, manifestó Omar Daza, funcionario de la Caja de Vivienda Popular.

Los habitantes que no alcanzaron a ser censados piden al Distrito ser incluidos en este censo para también tener la posibilidad de adquirir una vivienda porque saben que tarde o temprano tendrán que abandonar este asentamiento ilegal.

Cargando