El físico y los niños bilingües de Cocorná

Un investigador en física atómica y molecular de la U. de Antioquia ahora enseña inglés en veredas de Cocorná antes aisladas por la guerra.

En Cocorná, un municipio en las montañas del oriente de Antioquia, a José Luis Ribero lo conocen como el profe y son voces de niños las que lo llaman y lo reconocen. Hace largos viajes, hasta de 6 horas, para llegar a las veredas más apartadas del municipio y con el good morning estudents arranca la jornada.

El teacher, como le dicen sus alumnos, unos años atrás hacía parte del selecto grupo de investigadores de física atómica y molecular de la Universidad de Antioquia... Ha vivido en Londres y Estados Unidos, tiene especialización en análisis de datos, habla inglés, francés y aunque su carrera iba a toda marcha un día decidió parar, hacer a un lado su exitosa carrera personal para abrirle la puerta al trabajo social. Ah, tiene 26 años.

Cuando decidió regresar a su pueblo le ofrecieron unirse al programa Cocorná Bilingüe y hoy lleva dos años enseñando un segundo idioma a los niños de veredas a las que, antes de la firma de la Paz, no se podía acceder por el asedio de las Farc y otros grupos criminales. Quienes deseen ya pueden recorrer sin temor estos solitarios caminos que llevan a fincas de campesinos que re-cultivan sus tierras tras años de guerra.

El programa que lidera el profe José Luis es apoyado por la alcaldía de Cocorná, llega a unas 60 instituciones educativas públicas y permite que se beneficien más de 1.000 niños de básica primaria.

Let’s learn english

“Les enseñamos inglés a los niños desde los cuatros años hasta quinto de primaria en todas las instituciones del municipio de Cocorná. Este proyecto empezó en 2017 y luego comenzó a impactar las instituciones en el 2018 y ahora se sigue. Cocorná tiene zonas muy alejadas y eran territorios de alta guerra y entrar como profe era imposible; ahora ya es lo más de fácil, vamos hasta allá con tranquilidad”, relató José Luis, el profe, a Caracol Radio.

Tierra de parapentes

Para llegar a Cocorná hay que someterse a un curvilíneo viaje entre montañas, cascadas, riachuelos y vegetación a lado y lado, y en la entrada lo reciben los primeros balnearios. Es un territorio tranquilo, por fin lo es, antes no, la guerra los sometió por años.

Al mediodía empieza a calentar, pero los rodean charcos de agua cristalina; sus habitantes se abrieron paso hasta las cimas de las montañas cercanas y ahora son cotizadas por sus actividades de parapentes.

Por eso no sorprende que esta población haya creado el programa ‘Cocorná bilingüe’, porque no se quieren quedar solo con el título de tierra de parapentes o de los charcos, también quieren ser la población en donde los niños campesinos son bilingües con un modelo educativo diferente, didáctico, les enseñan inglés como se aprende a hablar español.

Los resultados han sido asombrosos, es impresionante los niños como adquieren buena pronunciación y lo adaptan a la vida diaria, no hacen la tarea de traducir y en las escuelas rurales logran ver cómo les cambia el panorama adicional a sus actividades de campo, amplían sus actividades y potencian talentos, van creciendo”, añade el profe José Luis.

Aclara que con estas actividades, académico-sociales, no buscan quitarles a los niños de la zona rural su vocación campesina, antes bien, buscan fortalecer sus tareas en el campo enseñándoles otras formas de comunicación como lo pueden lograr a través del inglés.

-.-

Cargando