Terminó “Cadete por una semana”

La experiencia que marca los corazones de los jóvenes colombianos

“No podía sacarme la sonrisa del rostro al ver las fragatas en la Base Naval ARC Bolívar” expresó Salvador Benavides Tarud, de 16 años y proveniente de Santa Marta, al referirse a la visita profesional en la que conoció las capacidades de la Armada de Colombia en el Caribe colombiano.

 

Esta misma emoción, que te brinda recuerdos para no olvidar, estuvo presente en cada uno de los 138 jóvenes, entre los 15 y 20 años, que vivieron la experiencia de ser Cadete Naval por una Semana, a bordo de la Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla”, en Cartagena, durante su receso escolar de Semana Santa.

 

Este programa de proyección social, que adelanta la universidad el mar, desde el año 2007, permite a los jóvenes acercarse a la Armada de Colombia y conocer de cerca cómo se forma un Oficial Naval.

 

Fue una semana cargada de conocimientos, visitas, deportes, camaradería. “Esta experiencia ha sobrepasado mis expectativas. Estar aquí, en la Marina, es un honor para mí. Lo que más me ha gustado es ver los entrenamientos de la infantería de Marina” expresó Tatiana Ortiz Montiel, de 17 años, proveniente de Bogotá.

 

La ceremonia de clausura estuvo cargada de emotivos momentos. El Cadete por una semana Juan Orbegozo tomó la vocería y expresó el agradecimiento por las experiencias vividas. “Este programa nos ha enseñado que nada es imposible, porque todo está en la mente (…) el estar aquí no es sólo una experiencia, es un reto, una misión, un recuerdo, una esperanza viva” agregó.

 

Por su parte, el Director de la Escuela Naval de Cadetes, Contralmirante Francisco Hernando Cubides Granados, felicitó a los jóvenes, hizo especial énfasis en que “sin exigencia no hay excelencia” e invitó a cada joven a seguir su propio proyecto de vida con pasión.

 

Por su excelente espíritu marinero, el Cadete por una semana Salvador Benavides Tarud y la Cadete por una semana María José Flórez Niño, recibieron un reconocimiento especial por parte del Director de la Escuela Naval.

 

Los jóvenes ahora retornan a sus hogares con una visión más amplia de la importancia del mar para el país y del papel que realiza la institución del mar para proteger el azul de la bandera. Otros, regresan con la vocación reafirmada en su ser y se atreven a decir, como el joven Salvador Benavides, “Quiero ser un Oficial Naval”.

Cargando