Turismo gastronómico mueve a Boyacá en Semana Santa

La cocina boyacense es clave para vivir la tradición religiosa.

La costumbre de los 7 potajes que se sirven entre el jueves y el viernes Santo, sigue vigente y se configura como una tradición inmaterial de los boyacenses.

“Muy tradicional por estas fechas es la sopa de pan, cocinar desde el miércoles santo con fe y devoción el pernil de cerdo. En medio de la conquista, se nos introdujo sabores y saberes que todavía persisten en lo autóctono en Boyacá”, sostuvo en Caracol Radio Wilmar Sánchez Vega, coordinador de Patrimonio Inmaterial del departamento de BOYACÁ, chef  W COCINA DE ORIGEN.

Los productos alimenticios clave en Boyacá para la Semana Santa están colmados de proteínas, tubérculos andinos, de los quesos y derivados lácteos, tal como el queso Sotaquirá- Paipa y hasta del chocolate de los 7 granos, muy famosos para los días santos.

Le puede interesar: Anillo turístico-religioso boyacense recibiría más de 150.000 visitantes.

Los amasijos, el queso de hoja, las picadas boyacenses, la cazuela boyacense y Paipana, la trucha de Aquitania, los dulces de Iza y Sugamuxi, la gallina de Monguí, la de Sáchica y hasta los besos de novia dulces de Villa de Leyva, hacen parte de ese mundo único de la cocina boyacense.

El departamento ondea su bandera para salvaguardar los sabores y saberes ancestrales. “La idea es proteger y trascender en las recetas que le pertenecen a la comunidad campesina, y a nuestros ancestros”, indicó Sánchez Vega.

Gracias a los pisos térmicos y a la producción de alimentos como leguminosas, frutas, verduras, tubérculos, granos y demás, Boyacá siempre tiene productos frescos. Por ejemplo, en el departamento se concentran 63 variedades de papas nativas, y proteínas como pescados que marcan la pauta y diferencian en contarte con otras regiones del país.

Dentro de los municipios de Boyacá que se proyectan como potenciales en el turismo gastronómico, están: Monguí, Villa De Leyva, Firavitoba, Tenza, Nobsa, Sotaquirá, Ramiriquí, Ventaquemada, Paipa y en general el 95% de su territorio, promete mucho para que este turismo cada vez sea más fuerte como un icono de la cocina colombiana.

“Por todo lo anterior, es importante consumir local, lo nuestro, para que nuestras economías campesinas, se fortalezcan y entre todos seamos beneficiados: proteger y consumir lo nuestro es una maravillosa experiencia”, concluyó el chef Sánchez.

El llamado de los chefs en Boyacá y de las cocineras tradicionales, es a reconciliarnos con los sabores de la tierra, en esta Semana Santa.

Cargando