Veolia deja la operación de acueducto y alcantarillado de Santa Marta

Luego de dos años de prestar esos servicios a los samarios, la multinacional entrega la operación a Essmar.

Planta de Tratamiento de Agua Potable de El Roble perteneciente al acueducto de Santa Marta. /

Luego que en el año 2017 terminara en Santa Marta el contrato de arrendamiento de la infraestructura de acueducto y alcantarillado que tenía Metroagua, del Grupo Inassa, con la Alcaldía Distrital desde noviembre de 1989, y que provocó que durante más de dos décadas los samarios fueran esclavos de todo tipo de problemas con esos servicios, a la capital de Magdalena llegó la multinacional Veolia, el 17 de abril de 2017, para asumir la operación de forma transitoria mientras se definía una APP que le diera una solución definitiva de abastecimiento de agua a los usuarios.

Es por eso que durante los últimos dos años Veolia, una de las multinacionales más importantes del mundo en prestación de servicios públicos, operó el acueducto y alcantarillado de los samarios en alianza con la Empresa de Servicios Públicos del Distrito de Santa Marta – Essmar – logrando ejecutar inversiones por 21.000 millones de pesos en el mejoramiento de la infraestructura.

Sin embargo, ese contrato de operación llega a su fin el próximo 17 de abril de 2019, durante la Semana Santa que es uno de los mayores desafíos de la ciudad en atención de servicios públicos porque recibe por lo menos 170.000 turistas durante esa temporada vacacional.

De acuerdo con Veolia, el contrato lo culmina a cabalidad y está lista para entregar la operación sin contratiempos a Essmar.

“En los dos años de operación Veolia, financió y ejecutó una inversión cercana a los 21.000 millones de pesos y restauró la confiabilidad en las Estaciones de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR), disminuyendo los rebosamientos de alcantarillado en temporada de lluvias, se rehabilitaron 11 pozos, con lo cual se incrementó la capacidad de abastecimiento en 60 litros por segundo, se pusieron en operación 5 pozos adicionales, y se logró mantener en cero el Índice de Riesgo de la Calidad del Agua”, aseguró la compañía en un comunicado a la opinión pública.

“Asimismo, se priorizaron las obras en las Plantas de Tratamiento de Agua Potable para mejorar el funcionamiento de los sistemas de filtración, floculación y sedimentación, y se instaló el centro de control desde donde se monitorean al menos 55 señales de las diferentes plantas. En temas económicos se destaca el 82% recuperado de cartera por concepto de recaudo acumulado”, agregó.

El comunicado también expone que Veolia tiene bajo su operación más de 60 contratos en el país y ha hecho presencia en Colombia durante más de 20 años sin vincularse a algún partido o figura política, por lo que toda su actividad “se ha desarrollado de manera técnica, profesional, ética y responsable, lo cual le ha permitido ofrecer soluciones en la gestión de servicios públicos a cerca de 7 millones de personas y vincular laboralmente a más de 7.500 trabajadores”.

Esa aclaración la hace la multinacional porque su salida de Santa Marta se da en medio de una controversia política y administrativas en la Alcaldía debido a la detención domiciliaria del alcalde Rafael Martínez, que provocó la llegada del Secretario de Transparencia de la Presidencia, Andrés Rugeles, como alcalde encargado y que desde su arribo a la ciudad ha mostrado una fuerte oposición a que la operación del acueducto y alcantarillado la asuma Essmar, como estaba previsto desde hacía varios meses.

“Veolia está preparada para entregar su operación de gestión de agua y alcantarillado en la ciudad de Santa Marta el próximo 17 de abril de 2019 a la media noche, de acuerdo al contrato estipulado, y reitera su absoluta disposición y compromiso con las autoridades municipales para apoyarlas en las decisiones y acciones que se adopten con el fin que el servicio se preste a la comunidad sin generar mayores traumatismos”, puntualiza el comunicado.

Por su parte, Ingrid Aguirre, gerente de Essmar ha dicho: “Essmar está lista para asumir la operación del acueducto y alcantarillado pero la ciudad debe tener claro que agua no hay, que no nos han dado una solución definitiva desde el Gobierno Nacional (...) y ¿qué acueducto funciona sin agua? (…) esta empresa nació hace tres años en reemplazo de ESPA, que estuvo 27 años en la ciudad, y en este tiempo hemos dado resultados que no se pueden desconocer. Los samarios han sido nuestro único interés y queremos que así como en Medellín el orgullo es la EPM, que aquí sea Essmar”.

 

 

Cargando