Gobernadores piden más respaldo del estado para proteger líderes en riesgo

Los mandatarios se comprometieron a defender a los líderes sociales.

En medio de la tercera Mesa por la Protección a la Vida de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos, convocada por la Procuraduría y Defensoría del Pueblo, en El Carmen de Bolívar, el gobernador de Boyacá y presidente de la Federación Nacional dé Departamentos (FND), Carlos Amaya, aseguró que se hace necesario concertar medidas articuladas de protección para líderes sociales y defensores de Derechos Humanos.

Pidió que se detengan los homicidios y hechos que atentan contra esta población. Resalto que los líderes, sus ideas, sus voces, son esenciales en la democracia y en la consolidación de Paz.

Frente al apoyo por parte del Estado, el gobernador Amaya reiteró la prioridad que es para los territorios la seguridad de ellos, pero solicitó respaldo del gobierno nacional.

“La vida de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos es sagrada. No pueden seguir viviendo entre el miedo y la angustia. Por eso, hoy, con ellos, 14 gobernadores, Procuraduría General de la Nación, Defensoría del Pueblo, Ministerio del Interior, Organización de las Naciones Unidas y Contraloría General, entre otras entidades, concertamos medidas articuladas de protección”, dijo el mandatario de los boyacenses.

Agregó que “la violencia contra líderes sociales y defensores de DD.HH. debe terminar ahora. Ellos, sus ideas, sus voces, son esenciales en la democracia y en la consolidación de Paz. ¡No más asesinatos y amenazas contra ellos!...los líderes sociales deben sentirse y estar protegidos, y vivir con dignidad e integridad. Desde las regiones tenemos todo el compromiso y asumimos con responsabilidad este asunto, pero necesitamos herramientas del Gobierno Nacional. Estamos hablando de vidas. Reiteramos, la vida es sagrada”.

Para buscar garantizar los derechos, seguridad y tranquilidad de los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos, ayer, en Consejo Departamental de Seguridad, se acordó sesionar una vez al mes, siendo esta la prioridad.

Así mismo, se dejó un compromiso: que a cada jornada asista un delegado de la Unidad Nacional de Protección, y dio la instrucción a la Secretaría de Gobierno y Acción Comunal garantizar mesas y espacios de convivencia y diálogo social con los líderes para escucharlos y socializarles las rutas de protección y seguridad que se implementan desde la Gobernación.

Cargando