Policía acompaña rutas de buses en la comuna 13

Dos de las cuatro rutas de servicio público, que tenían suspendido el servicio, retornaron a las actividades.

La Policía Metropolitana de Medellín está acompañando a los conductores de buses de las rutas de Coonatra 310 y 311 de Calazans Boston, que suspendieron sus servicios debido a la presencia de bandas criminales que los estaban extorsionando y amenazándoles para que suspendieran sus actividades.

Con cada bus que presta el servicio, va una patrulla de la policía escoltándolos para solucionar el movilidad de los usuarios del centro occidente de Medellín.

Sin embargo, dos rutas alimentadores del Metro de Medellín, del barrio Belencito Corazón, no están trabajando, alegando que tienen amenazas de muerte y extorsiones superiores a los 100 mil pesos. 

Cargando