Grupo de pandilleros se convirtió en guardias ambientales en Cartagena

EPA Cartagena y Guardia Ambiental comienzan segunda fase de ‘Guardianes de la Ciénaga, por una Cartagena Sin Pandillas’.

Omar Geliz decidió cambiar su vida. Atrás quedaron los atracos, el gusto por estar en la esquina para hacer “cosas malas” cuando pertenecía a la pandilla conocida como “Los Tanconeros”. Encontró en el proyecto Guardianes de la Ciénaga, Promotores de Ambiente y Paz, Por una Cartagena Sin Pandillas, el interés por el tema ambiental.

Con el apoyo del Establecimiento Público Ambiental, EPA Cartagena y la Guardia Ambiental se gestó este proyecto, que beneficia a 50 jóvenes que pertenecían a pandillas de la Vía Perímetral, y otros tenían su accionar cerca al caño Juan Angola.

Desde hace cerca de un mes comenzaron sus capacitaciones en liderazgo y valores, voluntariado y disciplina castrense, y reglamento interno, gestión ambiental, ecosistema y ecoturismo, técnicas de recuperación forestal y viveros de manglares, control y vigilancia, gestión ambiental y procedimientos, participación comunitaria, prevención y atención de desastres naturales y primeros auxilios.

En un acto realizado en el Salón Vicente Martínez, Omar Gelíz habló ante sus compañeros y familiares, y pidió perdón por su pasado en las pandillas. “Llegué hasta la primaria, no estudié por pararle bolas a las pandillas, y me arrepiento que lo que hice, pero gracias a Dios se me han abierto puertas y le puedo dar un ejemplo a los muchachos de Cartagena: que la violencia no trae nada bueno y te quita los seres que quieres”, afirma.

Su mamá, Ana Meza, no se cansa de agradecer la oportunidad brindada a su hijo y recuerda que en muchas ocasiones le pidió que se retirara de las pandillas. “Me tenía estresada, cada vez que había pelea lo que pensaba era que Omar estaba ahí. Pero ya cambió, y esta es su nueva vida”, comenta.

La directora del EPA Cartagena, María Angélica García Turbay, explica que ya estos jóvenes vienen trabajando el tema ambiental, a través de una empresa de reciclaje que conformaron y en la recogen 80 kilos diarios de residuos aprovechables, como el plástico e icopor.

“Ellos pidieron una segunda oportunidad y ahora la tienen. Son ejemplo en su comunidad, al cuidar el medio ambiente”, manifiesta la funcionaria.

Por su parte, el alcalde (e) Fernando Niño, resaltó del proyecto que, además de hacer un trabajo social tiene su incidencia en la reducción de los índices de violencia de barrios en los que hay altos índices de delincuencia juvenil.

“Con los guardianes se hace un trabajo social, tienen disciplina, organización y compromiso y cuidan el medio ambiente porque previenen que se arrojen basuras a los canales y dan ejemplo en el cuidado de la Ciénaga, especialmente en esta temporada de lluvias”, asegura.

Cargando