Marcela García: la reina que hizo de Barranquilla una sola gozadera

La soberana del Carnaval 2016, pasó de ser criticada en redes sociales a meterse en el alma de todo un pueblo que hoy la aclama.

Hablar de Marcela García Caballero es hablar de auténtica mujer barranquillera, de un ser con un don de gente inigualable, una derrochadora y contagiosa alegría, y energía sin par.

Esta comunicadora social, pasó de ser una reina criticada en las redes sociales a la mujer más amada, clamada y admirada, y ello se lo ganó a punta de sonrisa y del desparpajo que solo ella puede mostrar.

Si hay algo que ocupa y preocupa al barranquillero es su Carnaval y todo lo que le pueda afectar. Por eso la reina es un personaje de una significación única, solo comparado con una verdadera realeza.

Por eso cuando un reina no genera simpatía por cualquier motivo, se hace presa de las más duras críticas, señalamientos y enfrentamientos en público.

Y por eso, también, cuando una soberana del Carnaval hace un excelente papel durante el carnaval, el barranquillero lo reconoce, pero advierte a quien siga en el trono no solo a igualar a su antecesora sino a superarla.

Y, la verdad sea dicha, muchos en Barranquilla no creyeron que esta niña pudiera superar a Cristi Felfle, el ser reina en la versión 2016, significaba soportar una pesada corona, era una enorme responsabilidad.

En el Carnaval de Barranquilla, la reina, desde el momento en que es nombrado, debe ir superando pruebas que le van abriendo o cerrando el camino al éxito total.

Y en estas pruebas, la de admisión es, sin lugar a dudas, la Lectura del Bando. En este escenario se sabe cómo será el Carnaval y cómo será el reinado de quien haya sido nombrada para portar las llaves de la ciudad.

Por eso las reinas se someten a arduas jornadas de ensayos y entrenamientos para sacar adelante el espectáculo expuesto ante el más exigente delos públicos.

Y la lectura del bando 2016 fue para Marcela una verdadera prueba de fuego porque las críticas cada día se ensañaban más contra ella por lo que muchos consideraban una reina poco calificada para el baile. Y si hay algo que no perdona el pueblo barranquillero es una reina que no baile bien.

Pero la prueba llegó. Y de verdad que fue de fuego, pero por la energía desbordante de la reina que dejó a todos boquiabiertos y sin peso las críticas que hasta día recibió.

En adelanta la aparición de público de Marcela se convertía en una verdadera locura, y justamente una locura fue lo que se vio en la Noche de Guacherna, durante la cual, disfrazada de loca, hizo las delicias de miles de asistentes al nocturno desfile.

Este Carnaval 2016 pasará a la historia por los cambios que, como cada año, traen algo novedoso. Pero también porque la reina cambió un concepto, por demás equivocado, que tenía el pueblo de ella.

Y tras la coronación, espectáculo en el que una vez más Marcela demostró por qué es la reina, el pueblo comenzó a pronunciarse sobre la siguiente soberana a quien, sin lugar a dudas, le tocará trabajar mucho para igualar y superar a esa arrolladora creatura que convirtió a Barranquilla en una sola gozadera.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir