Hora 20Hora 20

Programas

Protesta social, ¿escenario para discutir o para medir fuerzas?

Panelistas consideran que tanto gobierno como oposición convocan a la protesta social ante la dificultad de lograr negociaciones políticas en el Congreso

Protesta social, ¿escenario de discusión o de medición de fuerzas?

Protesta social, ¿escenario de discusión o de medición de fuerzas?

59:59

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://caracol.com.co/embed/audio/507/097RD130000001347967/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

En Hora 20 una mirada a un recurso al que están acudiendo tanto la oposición como el gobierno: la calle, pues en los últimos días distintos sectores políticos han invitado a manifestaciones con el objetivo de apoyar o ir en contra de las reformas que plantea el gobierno de Gustavo Petro. Se analizó el recurso, las implicaciones y los motivos por los cuales los sectores políticos ahora acuden a la calle. Después una mirada a los cambios que podría tener la obra de la primera línea del metro de Bogotá.

A casi seis meses de la llegada de un nuevo gobierno, el país volvería a presenciar un nuevo escenario de movilización social. Esta vez motivado tanto por el Gobierno Nacional que busca apoyo en sus reformas, como protestas en contra de las políticas impulsadas por el gobierno, las mismas reformas de las que por cierto no se conoce su contenido y las decisiones del presidente Petro. La fecha por ahora sería la misma para ambas movilizaciones: 14 de febrero, aunque tanto gobierno como oposición buscan que la jornada de protesta no se cruce. Por ahora, el presidente Petro ha hecho un llamado a discutir en las calles las reformas y a utilizar la plaza pública como un lugar de discusión de las reformas, por ahora, de la reforma a la salud de la cual no se conoce ni texto ni contenido. Aunque esta tarde el ministro del Interior, Alfonso Prada planteó que lo que hace el presidente no es convocar a manifestaciones, sino a tener un diálogo con la ciudadanía y atender las inquietudes sobre las reformas.

La protesta de la oposición, liderada esta vez por el representante a la Cámara, Miguel Polo Polo tiene como objetivo rechazar el aumento en el precio de la gasolina, pedir claridad sobre el futuro de los hidrocarburos y establecer rechazo a las reformas a la salud, pensiones y laboral que propone el gobierno.

Lo que dicen los panelistas

Luis Guillermo Vélez, abogado, columnista, exsecretario general de la presidencia y exsuperintendente de sociedades, planteó que el gobierno convoca a marchas para presionar a su propia coalición de gobierno para que se aprueben unas reformas y, afirma que no recuerda una situación similar en la que un gobierno convoque a una marcha para presionarse, “este es el réquiem de esta coalición, no creo que aguante estas presiones y me parece que, con estos puntillazos, la fragmenta seriamente”.

Destacó que el gobierno colombiano aplica la “metodología chavista”, pues afirma que en el pasado cuando la oposición convocaba a una marcha, Hugo Chávez llamaba a una contramarcha, “era ver quién sacaba más gente y la consecuencia no era diálogo o terminar en consensos; era una gran polarización y división del país”.

Para Alexander López, senador de la república por el Pacto Histórico, el gobierno está proponiendo unas reformas de fondo al sistema social del país y que el objetivo de convocar a la calle es tener un diálogo social con los ciudadanos, pues afirma que el presidente Petro busca que miembros del gobierno y del partido de gobierno hagan presencia en las comunidades para generar pedagogía en lo cambios y transformaciones que se están haciendo “hoy convocamos a un diálogo permanente con los colombianos y no es malo que se plantee una nueva forma de comunicar; no es coincidencia que ese día se escuchen voces del gobierno y de la oposición”. En ese sentido respondió que no hay ningún problema en que tanto oposición como gobierno salgan a la calle el mismo día, pues afirma que el propósito no es medir fuerzas políticas.

Sandra Borda, politóloga, profesora en la Universidad de los Andes y columnista, explicó que la protesta social es una instancia de participación a la que acude la sociedad civil cuando se siente que partidos o instancias de gobierno no responden a sus necesidades, pero dice que resulta paradójico que sean los partidos de oposición y el mismo gobierno que convoquen a la protesta social, “no está para legitimar a nadie, se recurre de manera autónoma cuando se encuentre necesario”. Por lo cual, afirma que hay algo de manoseo a las organizaciones sociales y de sociedad civil cuando se le convoca de un lado o de otro para que rechacen al gobierno o para que se le dé más legitimidad a un gobierno.

Por otro lado, destacó que es loable que el gobierno busque entrar en contacto con la ciudadanía para construir reformas, pero recuerda que teniendo en cuenta las experiencias como las de los diálogos regionales vinculantes, es necesario clarificar la forma como se tramitan esos reclamos de la ciudadanía tras el escenario de escucha, “si no, no es solo diálogo y escucha, sino tener más legitimidad para que el gobierno demuestre a instituciones y a la oposición, que cuando no les lleve la corriente, están dispuestos a convocar a la gente a la calle”. Agregó que tanto de la oposición como del gobierno hay una dificultad por negociar políticamente y por esa razón se busca convocar a la calle, “el ejercicio de negociación de ambos lados se evita llamando a la protesta y dicen que hay mucha gente detrás de ellos y que no tiene por qué hacer concesiones”.

Para Jairo Libreros, abogado, profesor universitario y experto en asuntos de seguridad, el llamado a la protesta que hace el gobierno no es un ejercicio de democracia deliberativa, “es un ejercicio plebiscitario, pero es autoritario y populista”. Incluso, manifestó que se busca extender la capacidad de la coalición de gobierno, pero que lo más delicado consiste en que las reformas no están todavía listas, “creo que por lo menos, en reforma a salud, el tema no está listo, no hay ajustes necesarios. Pero si tuviéramos el articulado y tuviéramos posibilidad de fortalecer la iniciativa de política pública, otro sería el escenario”.

También resaltó que el gobierno y la oposición están en modo elecciones regionales y que buscarán atar la discusión de las reformas que son técnicas, al resultado electoral de octubre. Por último, planteó que en la opción no hay liderazgos claros y que es mucho más difícil cuando no se conoce la hoja de ruta que el gobierno va a implementar en política pública.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad