Andrés Salcedo
Andrés Salcedo

La razón por la que Salcedo terminó narrando en Alemania y poniendo apodos

Marcó una pauta en Sudamérica en un proyecto inédito de la Bundesliga. 'Caperucita', 'Migajita', entre otros quedaron en la memoria

Andrés Salcedo con el chileno Sergio Silva /

 Andrés Salcedo fue la voz de la Bundesliga para Sudamérica. Tras un par de años en España el barranquillero llegó a Colonia, Alemania en 1970. En Colombia trabajó en radio, pero no se planteaba ser narrador de fútbol. Salcedo creía que los narradores tenían una velocidad mental muy ágil que él no tenía, pues necesitaba más tiempo para hilar sus ideas. Salcedo murió en la madrugada del viernes a los 81 años.

De otro lado, lo que le gustaba al periodista era el béisbol que va a un ritmo muy diferente al fútbol. En Colombia había trabajado junto a Carlos Arturo Rueda como locutor comercial y estando en España admiró el estilo de Patricio Bañados y Matías Prats.

José María Muñoz, relator argentino, era el destinado para trabajar en la televisión alemana en 1974 y al final no aceptó. Se abrió un casting donde enviaron voces de diversos países latinoamericanos para ocupar su puesto. Por pura curiosidad a Salcedo le dijeron que narrara 3 minutos de un partido y lo hizo con su estilo pausado y amplio lenguaje.

Salcedo trabajaba en la Deutsche Welle y TransTel, pero solo había llegado para reemplazar a un locutor y luego ante una huelga de traductores ayudó en esa parte. Fue presentador en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, pero nada de Bundesliga. Al final se sorprendió porque a los alemanes les gustó su estilo de narración y su primer partido fue Frankfurt vs Stuttgart.

Le puede interesar

La Bundesliga inició un proyecto para retransmitir el partido de la fecha a países de Sudamérica. Por tal motivo, aficioandos de varios países reconocen a Salcedo. Su estilo era diferente al que se impuso en Colombia por radio con narraciones más enérgicas y sin pausas. Aparte el barranquilleto alimentó sus relatos con los apodos, pues desde niño en su barrio existía esa tradición de poner sobrenombres.

Karl-Heinz Rummenigge, histórico delantero del Bayern Múnich, tenía las mejillas rojas y por eso lo apodó 'caperucita'. Pierre Littbarski apenas medía 1,67 metros, todo lo contrario a los alemanes, y le puso 'migajita'. Thomas Hässler también era bajito y lo llamó 'poroto'. Norbert Nachtweih huyó de Alemania Oriental y su apodo fue 'el espía que vino del frío'.

Sin duda una de las grandes anécdotas se la contó al Diario AS EN 2017. "Había un defensa central bastante tosco y agresivo en la marca del Colonia y yo le puse Paul 'El Cavernícola' Steiner. Lo que yo no sabía es que él hablaba español porque era muy amigo de un argentino que tenía un restaurante al que iba los viernes a comer. El argentino me tendió una broma porque hizo que Steiner me esperara en una de las mesas y cuando lo veo me mandó una mirada fulminante muy bravo por el apodo; hasta que el tipo soltó una carcajada y me abrazó".

'Policía' Kuntz, 'Carbonero' Wohlfart, 'Cavernícola' Steiner, 'Ojitos' Augenthaler, 'Escopetita' Mill, 'El niño de las peinetas' (Olaf Thon), 'Dinosaurio' Rüssmann, entre más de 100 apodos dejó como legado Andrés Salcedo en la Bundesliga.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir