Papa Francisco eleva su voz en contra de la cadena perpetua

"La prisión perpetua no es la solución a los problemas y lo repito: no es la solución de los problemas, sino un problema a resolver. Porque si se encierra la esperanza, no hay futuro para la sociedad. Nunca se debe privar del derecho a empezar de nuevo", ha señalado el pontífice.

Francisco ha hecho estas consideraciones en una audiencia en la Plaza de San Pedro con miembros de la Policía Penitenciaria, así como con personal administrativo y de la justicia para menores y comunidades.

Durante su alocución, el obispo de Roma también ha arremetido contra el hacinamiento de reclusos en las cárceles donde ha pedido que se garanticen una condiciones de vida dignas o se convertirán en "depósitos de ira" en lugar de en "lugares de recuperación".

"Es esencial garantizar unas condiciones de vida decentes; de lo contrario, las cárceles se convertirán en depósitos de la ira, en lugar de en lugares de recuperación", ha dicho a este respecto. Ante las personas que trabajan en las prisiones ha dicho que su trabajo "es oculto, a menudo difícil e insatisfactorio, pero esencial".

Leer más: "La prostitución es una enfermedad de la humanidad": Papa Francisco

Para el Papa su labor diaria puede convertirse en "un apoyo a los débiles" y de esta manera convertirse "día tras día en tejedores de justicia y esperanza".y ha añadido: "Ustedes son personas que, ante una humanidad herida y a menudo devastada, reconocen, en nombre del Estado y de la sociedad, su dignidad irreprimible".

Por eso, les ha dicho que están llamados a ser "puentes entre la cárcel y la sociedad civil" y que a través de su servicio, "ejercitando la justa compasión" pueden superar "los miedos mutuos y la tragedia de la indiferencia".

Cargando