En Canadá, una mujer rompe los estereotipos como drag king

Melodie Rousseau contó que, para seguir dejando a un lado los estereotipos, que trabaja "en una crítica, incluso una parodia, de los hombres".

La canadiense Melodie Rousseau es actriz de día, pero por la noche se convierte en hombre y sube a los escenarios cabareteros de Montreal como drag king.

Para ella y otros transformistas que buscan salir de la sombra de las más conocidas drag queens, esta conversión no es solo una expresión artística; es casi una declaración política.

Rousseau, de 33 años, necesita dos horas y media para ponerse en la piel de su personaje masculino, apodado Rock Biere. Con una brocha de maquillaje, dibuja en su rostro delgado las cejas y los contornos que definen a su álter ego. "Se trata de borrar a la mujer para crear este hombre viril", dice con una sonrisa.

Lea también: Fallece bebé dugongo en Tailandia por ingerir plástico que arrojan al mar

Poco a poco, la mandíbula más masculina de Rock Biere emerge. Rousseau se aplasta los senos y crea unos abdominales definidos. Se pega pelo falso en el pecho y la barbilla.

Mientras que las drag queens ya han logrado instalarse en el mundo del espectáculo, todavía están fuera del radar. En la provincia de Quebec, por ejemplo, se pueden contar con una mano, según el veterano drag king canadiense Charli Deville.

Deville dice que solo cuatro drag kings se presentan regularmente en los bares de Montreal, contra unas 80 drag queens.

Rousseau dirigía un café y trabajaba como actriz en su propia compañía de teatro cuando Rock Biere se volvió parte de su vida el año pasado. Al principio no estaba interesada, pero su novia la "forzó", dice con una sonrisa.

Lea también: Mujer que botó perros recién nacidos a la basura recibió 5 meses de cárcel

"Por supuesto, hay un aspecto político en todo esto, que una mujer adopte una personalidad masculina", dice la actriz. "Es un poco peligroso para una mujer atreverse a adoptar el físico del sexo dominante".

Para el sociólogo David Risse, director del Centro de Investigación de Diversidad y Actividades Culturales en Montreal, el acto de ser drag king es una "declaración: es empoderamiento. Las mujeres involucradas se están "reapropiando de todo un género (...) y lo están haciendo en sus propios términos", agrega.

En un momento, su personaje sube al escenario con la drag queen Crystal Slippers, a quien intenta conquistar de la manera más vulgar, infructuosamente, provocando risas estridentes de la audiencia.

Cargando