Mujeres en la historia de la música a las que nadie supo amar

Los sonidos suaves y agudos suelen tener un efecto más profundo en nuestra psique.

La cantante Amy Winehouse /

Cuando escuchamos a un bebé llorar es inevitable prestar atención porque, genéticamente, estamos "programados" a proteger a un infante en peligro. De esa forma, las voces altas atraen nuestra atención y crean distintas sensaciones en la mente. Sin embargo, esa explicación suena demasiado científica y obvia como para que sea la única razón por las que hay cantantes que nos hacen llorar.

La realidad es que también nos causan fuertes emociones y nos hacen soltar lágrimas como niños pequeños porque conocemos las historias detrás de ellas.

Es por eso que las siguientes mujeres han dejado una marca imborrable en nuestra mente. Sus historias son tan trágicas y sus temas tan honestos que, más allá de hacernos llorar por su composición, nos hacen recordar que nuestras vidas están llenas de drama.

1. Amy Winehouse

Ya hemos hablado bastante de Amy Winehouse, y es que es inevitable mencionarla, cuando su vida y su destino fueron marcados por sus problemas  amorosos. Aunque era una dulce figura y una de las más talentosas mujeres de los últimos años, sus problemas con el mencionado "Frank" (Blake Fielder-Civil), quien se aprovechó de su fama para herirla en incontables ocasiones, la llevaron hacia una espiral de depresión y locura de la cual le fue imposible escapar. Aunque intentó salir con otros hombres, su personalidad los alejó, y al final su inestabilidad la llevó a la tumba.

2.Cher

Aunque hoy Cher tiene el amor de sus hijos, cientos de organizaciones y prácticamente del mundo entero, parece nunca haber encontrado a alguien que la comprendiera a un nivel similar. La cantante era diferente a cualquier otra figura de la cultura popular, incluso antes de que Madonna llegara a la luz. A pesar de que todos pensaban que su relación con Sonny Bono era feliz, sucedía todo lo contrario. El hombre intentó hacerle daño de distintas formas después de que ella pidiera el divorcio y trató de arruinar su carrera. Después salió con Gregg Allman quien terminó quedándose atrás por su consumo de alcohol y drogas. Eventualmente dejó de aparecer con parejas en público y pareció aceptar que sería feliz aún si nadie la amara.

3. Janis Joplin

La pequeña niña eternamente triste que se volvió un ícono no sólo por su habilidad como vocalista, ni por su increíble carisma sobre el escenario, sino también por la trágica historia de amor que la persiguió toda su vida hasta el último de sus días. Joplin era bisexual y tuvo distintas relaciones desde que comenzó su carrera, las cuales fueron desapareciendo lentamente conforme la salud de la cantante empeoraba.

Al inicio era dulce e inocente, sin embargo, las decepciones amorosas de las personas que se rehusaban a aceptar su estilo de vida libertino (y otros cuantos hechos que la alejaron de otras personas) derivaron en que se convirtiera en un ente solitario, pero atrevido. Al final parecía no sentir nada, pero en realidad tenía una fuerte depresión que motivó su fuerte consumo de drogas, hasta que eventualmente murió.





Cargando